Última hora
This content is not available in your region

Calidad del aire mejoró ligeramente en 2020 durante los confinamientos: agencia ONU

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Calidad del aire mejoró ligeramente en 2020 durante los confinamientos: agencia ONU
Calidad del aire mejoró ligeramente en 2020 durante los confinamientos: agencia ONU   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

GINEBRA, 3 sep – Los principales contaminantes atmosféricos se redujeron temporalmente a niveles sin precedentes durante los confinamientos por la pandemia del coronavirus el año pasado y la contaminación por partículas finas disminuyó en más de un tercio en algunas partes de Asia, según informó el viernes un organismo de la ONU.

Las partículas (PM2,5) disminuyeron hasta un 40% en África, Sudamérica y el sur de Asia y en menor medida en partes de Europa y Norteamérica, según informó la Organización Meteorológica Mundial (OMM) en su boletín inaugural sobre la calidad del aire y el clima.

El informe indica que los confinamientos y las restricciones de viaje por el COVID-19 provocaron un “drástico descenso de las emisiones” de los principales contaminantes atmosféricos, especialmente en las zonas urbanas.

“Durante los episodios en los que hubo medidas de confinamiento, la calidad del aire en muchas partes del mundo ha mejorado sustancialmente y la mejora fue en gran medida del lado de las partículas”, dijo Oksana Tarasova, jefa de la división de investigación del medio ambiente atmosférico de la organización.

El boletín de la OMM, que comparó la calidad del aire de 2020 con las lecturas de 2015-2019, mostró que los niveles de dióxido de nitrógeno nocivo emitido por la quema de combustible descendieron en casi todas partes y hasta en un 70%.

La contaminación atmosférica es el principal factor de riesgo ambiental de las muertes prematuras en todo el mundo. Es probable que reduzca la esperanza de vida de cerca del 40% de los indios en más de nueve años, según un informe publicado esta semana.

Según Tarasova, el descenso de los contaminantes del año pasado fue demasiado efímero como para tener un impacto en la salud.

Citó sucesos como los incendios forestales en Australia, el humo de la quema de biomasa en Siberia y Estados Unidos y el “efecto Godzilla” de la arena y el polvo que se desplaza desde el desierto del Sahara a través del Atlántico hasta América del Norte como factores que afectan negativamente a la calidad del aire.

El boletín de la OMM también mostró que las concentraciones de ozono, que pueden dañar e inflamar las vías respiratorias, aumentaron en algunos lugares el año pasado. Tarasova dijo que esto estaba relacionado con la disminución de los niveles de óxido de nitrógeno, que suelen destruir los gases nocivos.