Última hora
This content is not available in your region

Belmondo deja un vacío en el corazón de París

Access to the comments Comentarios
Por Cyril Fourneris
euronews_icons_loading
Jean-Paul Belmondo
Jean-Paul Belmondo   -   Derechos de autor  AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

"Jean-Paul Belmondo era un monumento del cine, era también en cierto modo un monumento de París, un monumento de Francia. Y desde el anuncio de su muerte, los franceses están tristes. Varias generaciones han estado marcadas por sus películas, desde sus primeros éxitos en los años 60 -la Nouvelle Vague, Godard, Truffaut- hasta las películas de acción en las que realizaba sus propias acrobacias. A lo largo de 50 años de carrera, unos 160 millones de personas han visto sus películas, a lgunas han tenido éxito más allá de las fronteras de Francia. Jean-Paul Belmondo siempre ha tenido el mismo encanto, la misma labia, la misma cara partida, la misma dicción despreocupada. El adjetivo, "belmondesco", es el que utiliza Quentin Tarantino para describir su inconfundible estilo, con el cigarrillo en la boca y nariz de boxeador. Un sueño de infancia se va con Bemondo aquí en París."

Desde París, Cyril Fourneris, para Euronews