Última hora
This content is not available in your region

COVID-19 | España: de desbordada por la pandemia a campeona de la vacunación en Europa

Access to the comments Comentarios
Por Sandrine Amiel
Elena Somalo, 88 años, recibe la vacuna de Pfizer directamente en un automóvil en Pamplona el pasado mes de marzo.
Elena Somalo, 88 años, recibe la vacuna de Pfizer directamente en un automóvil en Pamplona el pasado mes de marzo.   -   Derechos de autor  Alvaro Barrientos/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Ya sea con la zanahoria de la tarjeta sanitaria COVID-19 o con el palo de la obligatoriedad de las vacunas para determinados grupos sociales, muchos países europeos han tenido que intervenir para impulsar el consumo de las vacunas.

Excepto en España, donde no hay pases ni órdenes gubernamentales. Sin embargo, el país cuenta con una de las tasas de vacunación más altas de la Unión Europea.

Más del 71% de los 47 millones de españoles están completamente vacunados, por delante del 61% de Italia, y del 60% de Francia y Alemania, según las bases de datos de Our World in Data, un respetado proyecto de recopilación de datos abiertos.

"En comparación con los otros cuatro países más poblados de la UE, España ocupa el primer lugar en todos los indicadores, situándonos además en la primera posición de los países del G20 tanto en inyecciones de primera dosis como en vacunación completa", presumió el Ministerio de Sanidad español.

Se trata de "un éxito colectivo que transmite un mensaje de orgullo nacional y contribuye a una recuperación social y económica sin precedentes".

¿Cuáles son las razones del éxito de la campaña COVID-19 en España y qué pueden aprender de ella otros países europeos?

Según los expertos entrevistados por Euronews, los buenos resultados de España son el resultado de una combinación de políticas públicas sólidas y factores culturales muy arraigados en el tejido social del país.

Pero el país del sur de Europa puede que no se haya librado todavía del problema.

Un comienzo lento tras una primera oleada traumática

Con el despliegue de vacunas de la UE plagado de retrasos en la entrega y problemas logísticos, el inicio de la campaña de inoculación de vacunas en España fue lento.

A mediados de abril, cuando el 13% de los británicos estaban completamente vacunados, sólo un 7% de los españoles estaban igualmente protegidos, según Our World in Data.

Las cosas no pintaban bien a principios de año, cuando España puso en marcha su campaña, según el doctor Vicente Soriano, catedrático de enfermedades infecciosas y director del Centro Médico UNIR de Madrid.

"En enero, tras la aprobación de las dos primeras vacunas en el Reino Unido, pensamos que nuestra situación era realmente muy mala", dijo el clínico a Euronews. "Todo el mundo estaba al tanto del desastre en las residencias de ancianos, donde murieron muchas personas. Lo que ocurrió después fue, creo, una respuesta contundente por parte del Gobierno y de las comunidades autónomas".

El Dr. Soriano dijo que España, junto con Italia, fue uno de los países de la UE más afectados durante la primera oleada de la pandemia, lo que provocó una "respuesta excesiva" a la vacunación entre la población.

"Ni que decir tiene que la gente se sensibilizó porque vio que en ausencia de la vacuna se produjo un enorme colapso y saturación de la infraestructura sanitaria", dijo Daniel López-Acuña, ex director de gestión de crisis de la OMS y actual profesor adjunto de la Escuela Andaluza de Salud Pública. "Y hubo una mortalidad considerable de cerca de 85.000 personas. Todos hemos perdido familiares. Yo perdí a mi padre que tenía 94 años.

En febrero, las cosas cambiaron y todo el personal sanitario se vacunó en menos de dos meses", dijo el Dr. Soriano, citando también el éxito de la campaña de vacunación entre la policía y los trabajadores sociales.

A continuación, las residencias de ancianos siguieron su ejemplo. "Casi todos los ancianos, más del 95% de ellos se vacunan", prosiguió el clínico.

"Mi hospital es uno de los dos más grandes de Madrid y puedo decir que el impacto fue increíble. En marzo, antes de Semana Santa, no tuvimos más ingresos de residentes en residencias."

Una sanidad pública en la que confía ampliamente la población

López-Acuña explicó a Euronews que la fortaleza del sistema sanitario español fue clave para el éxito de la campaña de vacunación en el país.

"Al principio, hubo algunos cuellos de botella en cuanto a la disponibilidad de las vacunas. Esto tenía que ver con lo que se recibía de la compra consolidada a través de la Unión Europea. Pero a medida que se fue estabilizando el suministro, el sistema público funcionó bien para suministrar la vacuna", dijo el experto.

"El hecho de que España tenga una sanidad pública nacional que se extiende a todos los ciudadanos sin intermediarios de seguros, que sea de titularidad pública y que se coordine de esa manera, aunque esté descentralizada, lo convierte en un elemento muy importante", dijo López-Acuña.

En cambio, según el experto, muchos países europeos tienen una mezcla de sistemas públicos y privados que "no necesariamente ayuda" a las intervenciones en materia de vacunas.

"Ha habido un gran esfuerzo público, un compromiso del Gobierno central y de todos los Gobiernos regionales para avanzar juntos y en la vacunación", dijo López-Acuña a Euronews.

No se trata sólo de la actuación del sistema sanitario público como tal, sino también de su percepción. La confianza de los españoles en sus instituciones sanitarias públicas fue una piedra angular en el impulso de la vacunación en el país, dijo Josep Lobera, profesor de sociología de la Universidad Autónoma de Madrid.

"Tenemos uno de los niveles más altos de confianza en las instituciones sanitarias públicas", dijo Lobera a Euronews.

El académico dijo que las razones detrás de esta percepción positiva hay que buscarlas en la historia del país.

"España tuvo una transición tardía a la democracia. No tuvimos una democracia hasta 1978 y la transición a la democracia terminó en 1981. Así que en los años 80 estábamos desarrollando instituciones de salud pública, instituciones de seguridad social, que es más tarde que otros países de Europa. Para muchas generaciones en España, especialmente para las que vivieron la transición a la democracia, las instituciones sanitarias públicas forman parte de la modernización del país y confían mucho en esta institución", explicó Lobera.

Alvaro Barrientos/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved
Un polideportivo habilitado para la vacunación en Alfaro, La Rioja, el pasado mayo.Alvaro Barrientos/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved

Baja indecisión ante las vacunas y fuertes valores de solidaridad

La indecisión a la hora de vacunarse ha sido tradicionalmente baja en España a raíz de "un trauma colectivo" que se remonta a la época de Franco, dijo Lobera.

"Las generaciones mayores en España aún recuerdan la dictadura de Franco cuando no se vacunaba contra la polio", dijo el experto a Euronews.

Mientras que la mayoría de los países comenzaron a vacunar contra la poliomielitis a mediados de los años 50, las autoridades españolas iniciaron su campaña de inoculación casi una década después, lo que provocó graves discapacidades y muertes. El Gobierno ha reconocido recientemente a las personas que contrajeron la polio en esa época como víctimas del régimen.

La confianza de España en las vacunas en general también ha beneficiado la confianza en las inyecciones de COVID-19. Según un estudio del Imperial College de Londres publicado en junio, el 79% de los españoles confía en las vacunas COVID-19, frente al 62% de los estadounidenses y el 56% de los franceses.

Los "valores de solidaridad", especialmente la solidaridad entre generaciones, son otro factor crucial para superar las dudas sobre las vacunas, dijo Lobera a Euronews.

Dado que el 55% de las personas de entre 25 y 29 años siguen viviendo con sus padres en el país del sur de Europa, muchos jóvenes están dispuestos a vacunarse para proteger a sus familiares mayores del virus.

Abordar las teorías conspirativas

Las autoridades españolas también adoptaron un enfoque proactivo para hacer frente a las teorías conspirativas, dijo Lobera, que forma parte del comité de estrategia de vacunas del Gobierno.

"Fuimos muy cuidadosos a la hora de hacer frente a todo tipo de desinformación, como comprobar los hechos y reaccionar cuando surgieron estos escándalos de trombosis con AstraZeneca en marzo y abril".

El riesgo de coágulos sanguíneos de la vacuna COVID de AstraZeneca es "similar" al de Pfizer, según un nuevo estudio

"Estuvimos trabajando muy rápidamente en la comunicación de las pruebas sobre los riesgos y los beneficios", dijo, y "hablando activamente con los periodistas científicos".

"Teníamos pruebas muy claras, procedentes de estudios anteriores, de que los políticos influían en cuestiones sanitarias complejas. Así que recomendamos a todos los políticos de todos los niveles del Gobierno que no discutieran sobre cuestiones médicas y dejaran que los expertos discutieran entre ellos, pero que no hicieran de la vacunación un campo de juego político."

La vecina Francia ofreció un marcado contraste, con el presidente Emmanuel Macron diciendo inicialmente a los periodistas extranjeros que el pinchazo de AstraZeneca "era casi ineficaz para los mayores de 65 años" antes de hacer un giro de 180 grados.

Los retos que quedan por delante

A pesar de los buenos resultados de las vacunas hasta ahora, España no puede dormirse en los laureles.

"El mayor reto al que nos enfrentamos hoy es que todavía tenemos que vacunar al 30% de la población. Todavía tenemos que vacunar a 7,8 millones de personas para completar el objetivo de la cobertura de vacunación en toda la población", dijo López-Acuña.

La inmunidad de grupo en el caso de la COVID-19 es un espejismo
Daniel López-Acuña
Ex directivo de la OMS y profesor de Salud Pública en Andalucía

"Creo que esto es importante no sólo para España, sino para Europa. No alcanzamos la inmunidad de grupo o de rebaño con el 70% de la población vacunada. La inmunidad de grupo en el caso de la COVID-19 es un espejismo. No podemos alcanzarla ni con el 70, ni con el 80, ni con el 90%, porque no tenemos vacunas que protejan contra la infección y el contagio. Protegen contra la enfermedad grave y la mortalidad y eso está muy bien, pero no es lo que produce la inmunidad de grupo, porque tenemos enormes mutaciones del virus con múltiples variantes que escapan a la vacuna."

"No podemos detenernos en el 70%", insistió.

López-Acuña señaló que, aunque la incidencia en España ha bajado, se mantiene en un nivel bastante alto, un poco por encima de los 200 casos por cada 100.000 habitantes. En este contexto, advirtió del peligro de aliviar las restricciones de la pandemia con demasiada rapidez.

"Esto es aplicable al resto de Europa, esta tentación de aflojar las medidas restrictivas porque pensamos que con la vacunación nos lo podemos permitir", dijo.

Aprender las lecciones

Al reflexionar sobre lo que otros países europeos podrían aprender de la experiencia española, López-Acuña dijo: "Lo que es muy importante es que los gobiernos asuman toda la responsabilidad de la campaña de vacunación y la impulsen, que no se queden como meros observadores".

Los gobiernos tienen que "manejar el asunto con los sistemas de salud disponible - en España, eso resultó ser un sistema nacional de salud que es administrado regionalmente. Pero en otros países, tiene que ver con los médicos privados, con los seguros públicos o con los seguros público-privados. Eso a veces requiere medidas adicionales de gobernanza para garantizar que las políticas de salud pública se lleven a cabo", dijo el experto a Euronews.

"Hay que hacer de la vacunación una prioridad nacional total, poner todos los recursos a disposición de la vacunación y llegar activamente a la población" en lugar de "esperar a que la gente venga", continuó.

López-Acuña opinó que, si bien España no necesitaba mandatos de vacunación ni pases sanitarios por la escasa indecisión vacunal, "la obligatoriedad es necesaria cuando hay reticencias a la hora de vacunar".

"Tratábamos de evitar estos debates", dijo Lobera. "Y eso nos ayudó. Si tuviéramos estos debates, esto fomentaría los grupos antivacunas. Estos grupos van a tener más influencia, y más gente va a rechazar la vacunación".