Última hora
This content is not available in your region

Filipino Duterte acepta nominación a la vicepresidencia para 2022

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Rival faction in Philippines' ruling party tries to oust Duterte from chairman role
Rival faction in Philippines' ruling party tries to oust Duterte from chairman role   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Karen Lema y Neil Jerome Morales

MANILA, 8 sep – El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, aceptó el miércoles la nominación de su partido para postularse a la vicepresidencia en las elecciones del próximo año, siguiendo adelante con un plan criticado por los rivales como una medida cínica para mantener su poder político.

El voluble líder de 76 años tiene prohibido por la constitución buscar un segundo mandato y su interés en el cargo bastante simbólico ha sido criticado por los opositores como un intento de evitar posibles acciones legales en su contra en el país o en el extranjero.

No obstante, Duterte, que siempre se ha presentado como un líder renuente, dijo que su decisión fue impulsada por el amor a la patria.

“Realmente es porque quiero ver la continuidad de mis esfuerzos. Aunque puede que no sea yo quien dé la dirección, podría ayudar”, dijo Duterte.

Las venganzas políticas son comunes en Filipinas y varios exlíderes que perdieron su inmunidad en el cargo han sido procesados ​​e incluso encarcelados tras cambiar el poder. La fiscalía de la Corte Penal Internacional de La Haya está intentando investigar a Duterte por los miles de asesinatos cometidos en su notoria “guerra contra las drogas”.

Los expertos creen que Duterte, famoso por acercarse a China y despreciar a Estados Unidos como aliado, podría estar haciendo una jugada para retener el poder asumiendo la presidencia en un escenario en el que su sucesor renunciara.

Duterte había instado al cercano senador Christopher “Bong” Go a que le sucediera en el cargo, pero Go declinó la nominación presidencial del partido el miércoles, diciendo que su “corazón y mente están enfocados en servir a la gente”.

Su rechazo deja abierta la posibilidad de que la hija de Duterte se presente a la presidencia. Sara Duterte Carpio, de 43 años, quien reemplazó a su padre como alcaldesa de la ciudad de Davao y pertenece a otro partido, ha dado mensajes contradictorios sobre una postulación, pese a que todos los sondeos la colocan como la candidata presidencial número uno.