Última hora
This content is not available in your region

El huracán Nicholas toca tierra y golpea la costa de Texas y Luisiana con lluvias

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
El huracán Nicholas toca tierra y golpea la costa de Texas y Luisiana con lluvias
El huracán Nicholas toca tierra y golpea la costa de Texas y Luisiana con lluvias   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Erwin Seba

HOUSTON, 14 sep – Fuertes lluvias caían el martes en la costa del Golfo de México en Texas y Luisiana, mientras la tormenta tropical Nicholas se fortalecía hasta convertirse en huracán y tocaba tierra, con la consiguiente amenaza de inundaciones y cortes de electricidad.

Nicholas se encontraba a unas 20 millas (30 kilómetros) al noreste de Matagorda, Texas, a partir de la 1 de la madrugada, hora del centro de EEUU (2 de la madrugada en la hora del este del país), y se dirigía hacia el noreste con vientos máximos sostenidos de 75 millas por hora (120 kilómetros por hora), según dijo el Centro Nacional de Huracanes en un boletín a primera hora del martes. Tocó tierra en la costa de Texas, según el NHC.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, declaró la emergencia para Luisiana y ordenó la asistencia federal para complementar los esfuerzos locales de respuesta debido a las condiciones resultantes de Nicholas, dijo la Casa Blanca.

“Será una tormenta de movimiento muy lento a través del estado de Texas que permanecerá durante varios días y dejará caer una tremenda cantidad de lluvia”, dijo el gobernador de Texas, Greg Abbott.

Abbott declaró el estado de emergencia en 17 condados y tres ciudades. Dijo que habían sido desplegados o estaban en alerta equipos de rescate en barco y helicóptero.

Nicholas es el segundo huracán en las últimas semanas que amenaza la costa estadounidense del Golfo. El huracán Ida causó estragos en agosto, matando a más de dos decenas de personas y devastando comunidades en Luisiana, cerca de Nueva Orleans

El alcalde de Houston, Sylvester Turner instó a los cerca de 2,3 millones de residentes de la ciudad a permanecer fuera de calles y carreteras por el peligro de inundación.