This content is not available in your region

La justicia europea anula acuerdos entre la UE y Rabat por no consultar con el Sáhara Occidental

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
La justicia europea anula acuerdos entre la UE y Rabat por no consultar con el Sáhara Occidental
La justicia europea anula acuerdos entre la UE y Rabat por no consultar con el Sáhara Occidental   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

BRUSELAS, 29 sep – El Tribunal General de la Unión Europea declaró el miércoles que los acuerdos comerciales entre la UE y Marruecos sobre productos agrícolas y pesca no son válidos, puesto que se acordaron sin el consentimiento de la población del disputado territorio del Sáhara Occidental, en el noroeste de África.

Marruecos controla la mayor parte del Sáhara Occidental y lo considera parte de su territorio tras librar una guerra de 16 años con el movimiento independentista del Frente Polisario, que ha establecido allí la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática.

Naciones Unidas afirma que la región, administrada hasta 1976 por España, tiene derecho a la autodeterminación, y grupos de activistas han intentado impugnar en los tribunales los acuerdos comerciales de la UE con Marruecos porque incluyen la región saharaui.

El Frente Polisario, que dice actuar en nombre del pueblo saharaui, impugnó dos acuerdos entre la UE y Marruecos firmados en 2019, ambos revisados tras una sentencia anterior del tribunal de la UE que establecía que no eran aplicables al Sáhara Occidental.

Las revisiones añadían el territorio y sus aguas adyacentes.

El Tribunal General de la Unión Europea, la segunda instancia en la jerarquía jurídica del bloque, aceptó en primer lugar que el Frente tiene capacidad jurídica para presentar un recurso ante los tribunales europeos, algo que los demandados habían cuestionado.

A continuación, aceptó la opinión del Frente Polisario de que era necesario el consentimiento del pueblo del Sáhara Occidental para aplicar los acuerdos relativos a su territorio y que no podía considerarse que las medidas, como las consultas, adoptadas por las autoridades de la UE hubieran garantizado ese consentimiento.

Sin embargo, el tribunal dijo que su anulación de los acuerdos no entraría en vigor inmediatamente, sino sólo después de un período de dos meses para presentar un recurso o después de una eventual sentencia si se presenta un recurso.