This content is not available in your region

El ejército británico reparte combustible para mitigar la crisis de las gasolineras

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
El ejército británico reparte combustible para mitigar la crisis de las gasolineras
El ejército británico reparte combustible para mitigar la crisis de las gasolineras   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Henry Nicholls y Hannah McKay

PURFLEET, Inglaterra, 5 oct – Militares británicos uniformados comenzaron a repartir combustible el martes para aliviar una aguda escasez de camioneros que desencadenó compras acaparadoras en los surtidores, aunque el primer ministro Boris Johnson negó que la quinta economía del mundo sea objeto de una crisis.

La escasez de trabajadores tras el Brexit, agravada por las tensiones mundiales de la crisis del COVID, ha sembrado el caos en las cadenas de suministro de todo tipo de productos, desde el combustible y la carne de cerdo hasta las aves de corral y el agua embotellada, lo que hace temer que el crecimiento se vea afectado.

Fotógrafos de Reuters vieron personal militar en varios depósitos de combustible en el sur de Inglaterra conduciendo camiones cisterna, entregando después el combustible a una gasolinera.

Preguntado por la radio de la BBC si el Reino Unido estaba en crisis, el primer ministro Boris Johnson dijo: “No”.

Johnson dijo que no habría una espiral inflacionaria al estilo de los años 70 y exigió que las empresas abandonen una supuesta adicción a la mano de obra barata importada de las últimas décadas.

“Creo que, por el contrario, lo que se está viendo en la economía del Reino Unido y, de hecho, en la economía mundial es, en gran medida, en las cadenas de suministro, el estrés y las tensiones que cabría esperar de un gigante que se despierta, y eso es lo que está ocurriendo”, dijo.

“Lo que se ha visto en los últimos 20 años o más, casi 25 años, ha sido una estrategia en la que las empresas de muchos tipos, fueron capaces de mantener los bajos salarios, los costes bajos, (con) la inmigración durante mucho tiempo”, dijo Johnson.

Una sensación de caos se ha apoderado de Reino Unido en los últimos días, ya que un déficit de camioneros dejó secos los surtidores de combustible en todo el país, y una subida de los precios del gas natural al por mayor en Europa llevó a empresas energéticas a la quiebra.

Reporteros de Reuters dijeron que muchas gasolineras seguían cerradas el martes en Londres y en todo el sur de Inglaterra

¿VUELTA A LOS 70?

Johnson dijo que Reino Unido no estaba volviendo a la década de 1970, cuando la inflación alcanzó un máximo del 22,6%, los conflictos laborales paralizaron la economía y el Gobierno tuvo que pedir un préstamo al Fondo Monetario Internacional durante una crisis de la libra esterlina.

A la pregunta de si el Reino Unido podría sufrir una repetición de la espiral inflacionista de los años setenta, Johnson dijo: “No creo que el problema se presente de esa manera y, de hecho, creo que la capacidad natural de este país para ordenar su logística y sus cadenas de suministro es muy fuerte”.

Ante la advertencia de las empresas de combustible y los supermercados de que la escasez de conductores estaba afectando a las entregas, el Gobierno dijo a finales del mes pasado que revertiría temporalmente sus normas de inmigración y concedería 5.000 visados para que conductores de la UE pudieran operar en Reino Unido.

El Gobierno dijo que 300 de ellos podrían llegar inmediatamente para conducir camiones cisterna. Johnson dijo que 127 conductores habían presentado su solicitud.

“Lo que esto demuestra es la escasez global”, dijo.

El periódico The Times informó de que solo 27 conductores de camiones cisterna habían presentado la solicitud.