Última hora
This content is not available in your region

La Policía italiana ante varios frentes: violencia en las calles y menos efectivos por el pase COVID

Access to the comments Comentarios
Por Cinzia Rizzi  & Euronews en español
euronews_icons_loading
La Policía italiana ante varios frentes: violencia en las calles y menos efectivos por el pase COVID
Derechos de autor  Claudio Furlan/LaPresse via AP
Tamaño de texto Aa Aa

La Policía italiana vive momentos complicados. Por un lado, hace frente a una violencia creciente en las calles, por otro, podría perder a muchos agentes debido al pasaporte sanitario, obligatorio para todos los trabajadores a partir del viernes. Quienes no lo tengan corren el riesgo de ser suspendidos del servicio.

"Ha habido algún problema dentro de la fuerza policial: de unos 97.000 trabajadores de la Policía Estatal, 70.000 han sido vacunados. Pero, lamentablemente, también tuvimos unos 11.500 agentes que se infectaron con COVID-19", cuentaDaniele Tissone, secretario general de SILP CGIL, uno de los principales sindicatos policiales de Italia.

Entre los Carabinieri y la Policía Estatal, según las últimas cifras, hay unos 35.000 efectivos que no tienen el pase verde. Un gran problema incluso para quienes lo tienen.

"El problema hoy es cómo evitar la discriminación y cómo poder operar de la mejor manera posible, ya que hay un problema relacionado con las cargas de trabajo. Si el personal no vacunado no puede intervenir, causará grandes problemas al personal vacunado, que tendrá que soportar la carga de trabajo de sus colegas no vacunados que no pueden acudir al trabajo", explica Tissone.

Los agentes policiales podrían verse desbordados este fin de semana, con varios frentes abiertos: la manifestación de los sindicatos contra la violencia tras el ataque de grupos neofascistas, el pasado sábado, y una probable contramanifestación, así como la segunda vuelta de las municipales en algunas ciudades.

"En cuanto a quienes ejercen la violencia en las manifestaciones, necesitamos respuestas duras y respuestas que solo la sociedad y los ciudadanos pueden dar, distanciándose de la violencia, siempre y en cualquier caso, independientemente de quién la cometa. Y esto concierne a todos", concluye Tissone.