This content is not available in your region

Las pandillas de Haití amplían su territorio mientras el gobierno lucha por mantener el control

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Las pandillas de Haití amplían su territorio mientras el gobierno lucha por mantener el control
Las pandillas de Haití amplían su territorio mientras el gobierno lucha por mantener el control   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Gessika Thomas y Brian Ellsworth

PUERTOPRÍNCIPE, 17 oct – Cuando el primer ministro de Haití, Ariel Henry, intentó el domingo encabezar una ceremonia para conmemorar la muerte de uno de los padres fundadores del país, su delegación fue recibida con una andanada de disparos que obligó a los funcionarios a retirarse.

Fue una señal más del creciente poder de las pandillas en el país caribeño, que el sábado secuestraron a un grupo de misioneros cristianos que viajaban cerca de la capital, Puerto Príncipe.

Las bandas se han sentido más cómodas cometiendo delitos fuera del territorio que controlan desde el asesinato del presidente Jovenel Moïse en julio y un terremoto en agosto, dijo el activista de derechos humanos Pierre Esperance.

“El gobierno que está en funciones desde hace tres meses es impotente ante esto”, dijo Esperance, director ejecutivo de la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos, en una entrevista telefónica. “No hay un plan, no hay forma de combatir la inseguridad. No se ha reforzado la policía nacional”.

Dieciséis ciudadanos estadounidenses y uno canadiense fueron secuestrados mientras realizaban un viaje para visitar un orfanato, dijo el domingo el grupo misionero Christian Aid Ministries en un comunicado.

Expertos en seguridad sospechan de la implicación de una banda conocida como 400 Mawozo que controla Croix-des-Bouquets, una comuna a unos 13 kilómetros de la capital.

Cinco sacerdotes y dos monjas, entre ellos dos ciudadanos franceses, fueron secuestrados en abril en Croix-des-Bouquets en un crimen que también se sospecha que está relacionado con 400 Mawozo. El grupo fue liberado ese mismo mes.

La ceremonia del domingo para honrar a Jean-Jacques Dessalines, quien declaró la independencia de Haití de Francia en 1804, había sido planeada en Pont-Rouge, la entrada oriental del centro de Puerto Príncipe, donde Dessalines fue asesinado en 1806.

Las autoridades han luchado durante años para celebrar el acto allí debido a la presencia de una coalición de pandillas conocida como G9, dirigida por el expolicía Jimmy Cherizier, alias “Barbacoa”.

En su lugar, Henry realizó una ofrenda floral en el Museo del Panteón Nacional de Haití, en la capital.

Un portavoz del gabinete de Henry no respondió a las peticiones de comentarios sobre la ceremonia.

El aumento de los secuestros en el empobrecido país se suma al empeoramiento de las condiciones económicas y a la creciente diáspora de haitianos que buscan mejores oportunidades en otros países.

El mes pasado, Estados Unidos deportó a unos 7.000 haitianos que habían intentado entrar en el país a través de México.

En los primeros nueve meses de 2021 se produjeron al menos 628 secuestros en Haití, 29 de los cuales afectaron a extranjeros, según un informe del Centro de Análisis e Investigación en Derechos Humanos (CARDH), una organización haitiana sin ánimo de lucro.

Es probable que las cifras reales sean mucho más altas porque muchos haitianos no denuncian los secuestros, por temor a las represalias de las bandas criminales.

“Las bandas están federadas, están bien armadas, tienen más dinero e ideología”, dijo el director del CARDH, Gedeon Jean. “Nos dirigimos hacia un protoestado. Las bandas se hacen más fuertes mientras la policía se debilita”.