This content is not available in your region

Un programa de la OMS planea comprar antivirales contra el COVID por 10 dólares -documento

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Un programa de la OMS planea comprar antivirales contra el COVID por 10 dólares -documento
Un programa de la OMS planea comprar antivirales contra el COVID por 10 dólares -documento   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Francesco Guarascio

BRUSELAS, 19 oct – Un programa liderado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) destinado a garantizar a los países más pobres un acceso equitativo a las vacunas, pruebas y tratamientos contra el COVID-19 tiene como objetivo proporcionar medicamentos antivirales a los pacientes con síntomas leves por tan sólo 10 dólares por tratamiento, según un borrador de documento visto por Reuters.

La píldora en fase experimental de Merck & Co, molnupiravir, será probablemente uno de los fármacos, y se están desarrollando otros medicamentos para tratar a los pacientes con síntomas leves.

El documento, que resume los objetivos del llamado ‘Acelerador del Acceso a las Herramientas para el COVID-19′ (ACT-A, por sus siglas en inglés) hasta septiembre del año que viene, dice que el programa quiere suministrar unos 1.000 millones de pruebas de COVID-19 a los países más pobres, y adquirir medicamentos para tratar hasta 120 millones de pacientes en todo el mundo, de los cerca de 200 millones de nuevos casos que estima en los próximos 12 meses.

Los planes ponen de manifiesto que la OMS quiere reforzar el suministro de fármacos y pruebas a un precio relativamente bajo después de perder la carrera de las vacunas frente a los países ricos, que acapararon una gran parte de los suministros mundiales, dejando a los países más pobres del mundo con pocas dosis.

Un portavoz de la ACT-A dijo que el documento, fechado el 13 de octubre, era todavía un borrador en fase de consulta y se negó a comentar su contenido antes de que esté finalizado. El documento también se enviará a los líderes mundiales antes de la cumbre del G20 que se celebrará en Roma a finales de este mes.

El ACT-A pide al G20 y a otros donantes una financiación adicional de 22.800 millones de dólares hasta septiembre de 2022, que serán necesarios para comprar y distribuir vacunas, medicamentos y pruebas a las naciones más pobres y reducir las enormes diferencias de suministro entre los países ricos y los menos avanzados. Los donantes han prometido hasta ahora 18.500 millones de dólares para el programa.

Las propuestas financieras se basan en estimaciones detalladas sobre el precio de los medicamentos, los tratamientos y las pruebas, que supondrán los mayores gastos del programa junto con el coste de la distribución de las vacunas.

Aunque no cita explícitamente el molnupiravir, el documento de ACT-A prevé pagar 10 dólares por ciclo para “nuevos antivirales orales para pacientes leves/moderados”.

Se están desarrollando otras píldoras para tratar a los pacientes leves, pero el molnupiravir es el único que hasta ahora ha mostrado resultados positivos en los ensayos de última fase. La ACT-A está en conversaciones con Merck & Co y productores de genéricos para comprar el medicamento. 

El precio es muy bajo si se compara con los 700 dólares por curso que Estados Unidos ha acordado pagar por 1,7 millones de cursos del tratamiento.

Sin embargo, un estudio realizado por la universidad de Harvard estimó que el molnupiravir podría costar unos 20 dólares si lo produjeran los fabricantes de medicamentos genéricos, y el precio podría bajar a 7,7 dólares si se optimizara su producción.

Merck & Co. tiene acuerdos de licencia con ocho fabricantes de medicamentos genéricos indios.

El documento de ACT-A dice que su objetivo es llegar a un acuerdo a finales de noviembre para asegurar el suministro de un “medicamento oral para pacientes externos”, que pretende que esté disponible a partir del primer trimestre del próximo año.

El dinero recaudado se utilizaría inicialmente para “apoyar la adquisición de hasta 28 millones de tratamientos para los pacientes de mayor riesgo leve/moderado durante los próximos 12 meses, dependiendo de la disponibilidad del producto, la orientación clínica y los volúmenes que cambien con la evolución de las necesidades”, dice el documento, señalando que este volumen se aseguraría en virtud de un acuerdo de compra anticipada.

También se espera adquirir más adelante cantidades adicionales de nuevos antivirales orales para tratar a los pacientes leves, dice el documento.

Asimismo, se espera adquirir otros 4,3 millones de pastillas para el COVID-19 reutilizadas para tratar a los pacientes críticos, a un precio de 28 dólares por pastilla, según el documento, sin nombrar ningún medicamento en concreto.

La ACT-A también pretende atender las necesidades esenciales de oxígeno médico de entre 6 y 8 millones de pacientes graves y críticos para septiembre de 2022.

PRUEBAS

Además, el programa prevé invertir masivamente en el diagnóstico del COVID-19 para al menos duplicar el número de pruebas realizadas en los países más pobres, definidos como países de renta baja y media-baja.

De los 22.800 millones de dólares que ACT-A tiene previsto recaudar en los próximos 12 meses, aproximadamente un tercio y la mayor parte se destinará a diagnósticos, dice el documento.

En la actualidad, los países pobres realizan una media de 50 pruebas por cada 100.000 personas al día, frente a las 750 pruebas que se realizan en las naciones más ricas. La ACT-A quiere llevar las tasas de pruebas a un mínimo de 100 pruebas por cada 100.000 en los estados más pobres.

Esto significa suministrar alrededor de 1.000 millones de pruebas en los próximos 12 meses, unas 10 veces más de lo que la ACT-A ha adquirido hasta ahora, según el documento.

La mayor parte de los diagnósticos serían pruebas rápidas de antígenos a un precio de unos 3 dólares, y sólo el 15% se destinaría a la adquisición de pruebas moleculares, que son más precisas pero tardan más en dar resultados y se estima que cuestan unos 17 dólares, incluidos los costes de entrega, según el documento.

El impulso a las pruebas pretende reducir la brecha entre los ricos y los pobres, ya que sólo el 0,4% de los cerca de 3.000 millones de pruebas notificadas en todo el mundo se han realizado en países pobres, según el documento.

También ayudaría a detectar antes posibles nuevas variantes, que tienden a proliferar cuando las infecciones son generalizadas, y por tanto son más probables en los países con menores tasas de vacunación.

El documento subraya que “el acceso a la vacuna es muy desigual, con una cobertura que oscila entre el 1% y más del 70%, dependiendo en gran medida de la riqueza del país”.

El programa pretende vacunar al menos al 70% de la población elegible en todos los países a mediados del próximo año, en línea con los objetivos de la OMS.