This content is not available in your region

Auf Wiedersehen: Merkel entona el canto del cisne en cumbre de la UE... probablemente

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Auf Wiedersehen: Merkel entona el canto del cisne en cumbre de la UE... probablemente
Auf Wiedersehen: Merkel entona el canto del cisne en cumbre de la UE... probablemente   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Johnny Cotton

BRUSELAS, 21 oct – Los líderes de la Unión Europea harán una pausa su reunión del jueves en Bruselas para tomarse una fotografía de despedida con Angela Merkel, que asiste a la que podría ser la última de más de 100 cumbres durante casi 16 años como canciller de Alemania.

La decana de la política europea se ha sentado a la mesa negociadora con cuatro presidentes franceses, cinco primeros ministros británicos y ocho primeros ministros italianos desde su primera cumbre de la UE en diciembre de 2005.

En aquel entonces, como ocurre hoy con el desafío de Polonia a la supremacía de la ley comunitaria, había una disputa ardiente entre los miembros del bloque.

El presidente francés, Jacques Chirac, y el primer ministro británico, Tony Blair, estaban enfrentados por el presupuesto de la UE y el reembolso que recibía Londres por sus contribuciones.

Con el pragmatismo que llegó a definir su enfoque, Merkel dijo a los periodistas cuando llegó entonces: “Queremos empezar las negociaciones ahora y creo que haremos todo lo posible para llegar a un acuerdo”.

Merkel, una experta practicante de la diplomacia de los pasillos, demostró a lo largo de los años su capacidad para encontrar compromisos vitales para calmar las disputas de la UE.

La crisis más estrechamente asociada con la propia Merkel fue el aumento de las llegadas de inmigrantes en 2015, cuando abrió las fronteras de Alemania a los solicitantes de asilo, procedentes sobre todo de Siria, Afganistán e Irak.

Hungría erigió una valla en su frontera con Serbia para mantener alejados a los inmigrantes. Merkel llegó a una cumbre especial ese año con un llamado a la unidad europea, repitiendo su famoso mantra “wir schaffen das” o “podemos hacer esto”.

“Ante un gran desafío, Europa no puede decir ‘No podemos manejar esto’, eso estaría muy mal”, dijo.

También estuvo antes a la vanguardia de la respuesta a la crisis en la zona euro, con políticas de austeridad que causaron resentimiento en los estados miembros del sur como Grecia.

La propia Merkel a menudo se convirtió en un objetivo durante las manifestaciones callejeras, caricaturizada en vallas publicitarias y carteles desde Atenas a Lisboa, a veces como una nazi con un bigote de Hitler.

Está por ver ahora si la “foto de familia” con los líderes de los 27 países de la UE con ocasión de su adiós resulta prematura.

Los partidos políticos germanos están conversando desde las elecciones del mes pasado para formar una coalición de gobierno y, si no tienen éxito para mediados de diciembre, Merkel, de 67 años, regresará a Bruselas para su cumbre número 108 del bloque.