This content is not available in your region

Lucha en favor del clima y contra el uso del carbón en Alemania

Access to the comments Comentarios
Por Hans von der Brelie
euronews_icons_loading
WItness
WItness   -   Derechos de autor  euronews

Bloqueos ilegales de excavadoras de rueda de cangilones, manifestaciones semanales contra la quema de lignito, cientos de activistas climáticos que construyen campamentos de protesta y ‘pueblos’ en las copas de los árboles... el debate alemán sobre cuándo terminar con el carbón, se endurece. Euronews envió a su reportero, Hans von der Brelie, para comprobar qué ocurre en Garzweiler II, una de las mayores minas de lignito a cielo abierto del mundo.

De madrugada, el periodista se siente abrumado por la belleza de un paisaje industrial, que se extiende hasta donde alcanza la vista; un patrón abstracto de capas de tierra y lignito iluminado por la luz de la mañana. Pero esta es una belleza mortal ya que, si todos cientos de millones de toneladas de lignito se extrajeran y se quemasen, Alemania no cumpliría con sus objetivos climáticos. El país ha despertado, estos últimos años, dándose cuenta de que la catástrofe climática es algo muy cercano y real. Los veranos calurosos y abrasadores se alternan con lluvias torrenciales que destruyen pueblos y se cobran vidas humanas.

No es casualidad que Hans esté en una zona determinada. Recibió información privilegiada de una de sus fuentes en el seno del movimiento alemán de protección del clima, señalando que se planea ‘algo grande’. Pero no tiene detalles. Todo es secreto. Solamente tiene información sobre un día concreto y un lugar determinado.

Parece tratarse de una ocasión perfecta. En Berlín, los partidos políticos se reúnen para mantener conversaciones sobre una posible coalición para formar un nuevo Gobierno alemán. Las preocupaciones sobre el clima y el carbón figuran entre los temas confidenciales que deben abordarse en primer lugar. Faltan pocos días para que comience la Conferencia Internacional sobre el Cambio Climático, la COP26, en Glasgow. Entretanto, el sonido de las sirenas de la Policía atraviesa el aire frío de la mañana. Unos minutos después, un helicóptero aparece en el cielo sobre la mina de lignito. El periodista recibe un breve mensaje en su aplicación encriptada de Telegram: ‘una excavadora y dos máquinas apiladoras bloqueadas’.

Un grupo, hasta ahora completamente desconocido, ‘Contraataque por una Buena Vida’ se coló en la mina a cielo abierto, durante la noche. Los 21 activistas que protagonizaron la acción se dividieron en tres grupos. Así, llegaron a la zona central de la gran mina, de muchos kilómetros cuadrados, e hicieron que tres enormes máquinas empleadas en la excavación, detuvieran su trabajo.

Algunos de los activistas se encadenaron a la estructura de la parte superior de una imponente excavadora.

Fuera de la mina, el reportero se encuentra con Lara y Sarah en el campamento de protesta situado en el pueblo de Lützerath, una de las seis localidades amenazadas por la extensión de la mina. Después de algunas conversaciones, aceptan finalmente establecer una conexión telefónica directa, utilizando un número confidencial, para permitir llevar a cabo una breve entrevista con los activistas que siguen encadenados a la excavadora en la mina. "Nos sentimos como en una montaña rusa. No es nada fácil colarse en una mina a cielo abierto y bloquear una excavadora", declara una de las activistas que han llevado a cabo la acción.

Ante el interés del reportero por saber qué quieren con su protesta, los activistas responden que toman medidas "para impulsar el final del carbón lo antes posible. No es aceptable programar la salida del carbón hasta 2038 y, hasta entonces, destruir más pueblos, como ocurre con Lützerath", señalan.

Durante sus años como periodista de Euronews, Hans von der Brelie ha visitado bastantes pozos mineros en toda Europa y recuerda muy bien todas las conversaciones que ha tenido con mineros del carbón, jefes sindicales y ministros de los diferentes Gobiernos en Europa central y oriental. Y, además, recuerda uno de sus principales argumentos: ¿Por qué deberíamos terminar con el carbón antes, en Polonia, Rumanía o en cualquier otro lugar, si incluso la ‘rica’ Alemania no es capaz de poner fin al uso del carbón antes de 2038?

La lentitud ante el fin del carbón en Alemania frenó la transición energética europea. Pero, podrían producirse algunos cambios. Los socialdemócratas, los liberales y los ‘verdes’ debatieron una especie de documento exploratorio preliminar para su futuro pacto de Gobierno, aún por firmar, en el que se menciona, por primera vez, el año 2030 como opción para que el país ponga fin al uso del carbón. Las preguntas de los ciudadanos son múltiples. ¿Es este documento un atisbo de esperanza para el clima de la Tierra ? ¿Supondrá un atisbo de esperanza para los pueblos que todavía no han sido destruidos y que se encuentran asentados sobre las capas de lignito, que todavía no se ha extraído? Y, por supuesto: ¿Sobrevivirán a la destrucción los pueblos de Lützerath, Keyenberg, Kuckum y el resto de localidades?