This content is not available in your region

Líderes de la UE buscan compromisos sobre inmigración mientras aumenta el flujo de personas

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Líderes de la UE buscan compromisos sobre inmigración mientras aumenta el flujo de personas
Líderes de la UE buscan compromisos sobre inmigración mientras aumenta el flujo de personas   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Gabriela Baczynska y Philip Blenkinsop

BRUSELAS, 22 oct – Los líderes de la Unión Europea hicieron un nuevo esfuerzo el viernes para superar sus diferencias sobre cómo manejar a los inmigrantes, con flujos de personas aumentando y Bielorrusia desplegando lo que el bloque denuncia como chantaje migratorio.

Si bien las cifras totales de inmigración son bajas en comparación con la población del bloque, de unos 450 millones de personas, el asunto alimenta el apoyo a grupos nacionalistas y populistas en toda la UE, lo que dificulta alcanzar un compromiso entre sus 27 miembros.

“Los últimos meses han demostrado que la presión de la migración no cesa. De hecho, está aumentando de nuevo”, dijo el nuevo canciller de Austria, Alexander Schallenberg.

Respaldando el pedido de Lituania de financiación de la UE para infraestructura dura de la frontera, como aviones no tripulados o vallas, Schallenberg afirmó que era esencial endurecer las fronteras exteriores del bloque.

Solo unos 5.100 migrantes llegaron a través del Mediterráneo en lo que va del año, según datos de la ONU, y varios miles también han cruzado a tres países de la UE vecinos de Bielorrusia, dos de varias rutas hacia el bloque.

Pero la agencia fronteriza de la UE, Frontex, dijo este mes que casi 134.000 personas habían intentado cruzar el bloque desde todas las direcciones en lo que va de año, casi un 50% más que las cifras informadas durante los primeros nueve meses de 2019, previo a la pandemia de COVID-19.

Luxemburgo, Alemania, Francia, Países Bajos y Bélgica han acogido a muchos de los refugiados y migrantes que ingresaron al bloque desde que un aumento de las llegadas irregulares a través del Mediterráneo abrumaron a la UE en 2015-16.

El primer ministro belga, Alexander De Croo, afirmó que eso no estaba bien y pidió tanto medidas para proteger la frontera exterior de la migración irregular como ayuda para los refugiados que buscan asilo. “Los 27 podemos hacer eso juntos”, dijo.

Sus comentarios van al corazón de las disputas internas en la UE, donde Polonia y Hungría se niegan a acoger a cualquiera de las personas que llegan de Oriente Medio y África del Norte para ayudar a los países del sur a los que llegan los inmigrantes y a las naciones ricas que son mayormente sus destinos.

La UE dice que Bielorrusia está fomentando la migración en represalia por las sanciones que el bloque le impuso por una impugnada elección y abusos contra los derechos humanos. Bielorrusia ha culpado al bloque de la crisis humanitaria que crece en su frontera.

El presidente lituano, Gitanas Nauseda, dijo que se necesitaba una barrera física para defender a la UE en el corto plazo de una posible presión migratoria usada como un arma por Bielorrusia.

“Nadie sabe qué pasará mañana. Tal vez haya tres, cuatro, cinco mil migrantes que se queden en la frontera al mismo tiempo o que intenten cruzar la frontera en diferentes lugares (…) Tenemos que ser decididos”, dijo.