This content is not available in your region

La prestigiosa EHL Hospitality Business School redefine su modelo educativo

Por Claudio Rosmino
euronews_icons_loading
La prestigiosa EHL Hospitality Business School redefine su modelo educativo
Derechos de autor  euronews

Tras 128 años, la Escuela Hotelera de Lausana (EHL), la más antigua y prestigiosa del mundo en la materia, redefine su modelo educativo. Primer paso, el cambio de nombre a EHL Hospitality Business School.

Los estudiantes pueden adquirir competencias a través de enfoques innovadores, como, por ejemplo, juegos de simulación o prácticas de técnicas de gestión como actividades extraescolares.

Su liderazgo en el sector hotelero sirve aquí como fuente de inspiración para formar gerentes de éxito en diferentes entornos profesionales.

"Permite exportar los valores de la industria hotelera suiza a otras áreas: sector del lujo, banca, seguros donde siempre se tiene contacto con un cliente", dice Michel Rochat, director ejecutivo de EHL Group.

Un enfoque centrado en la persona

Esta universidad privada suiza se basa en un enfoque centrado en la persona. Permitir que los estudiantes desarrollen su propia creatividad y enseñarles a convertirse en líderes solidarios alimenta un círculo virtuoso, según el director ejecutivo del grupo EHL:

"Hoy, en el campo de la educación nos enfocamos más en los resultados cuantitativos. Pero el valor, los valores humanos, son algo absolutamente esencial. Y si te lanzas, si tienes el valor, los resultados llegan automáticamente".

"Aprendizaje permanente"

Casi el 50% de los alumnos diplomados en esta escuela trabajan en campos distintos a la industria hotelera. Esto confirma que los reclutadores internacionales aprecian los conocimientos adquiridos en una educación que no se limita a la simple duración de los estudios.

"Nuestra filosofía educativa es que hay que hacer cosas para convertirse en alguien, para convertirse en líder, para convertirse en gerente, para que nuestros estudiantes también se conviertan en profesionales del aprendizaje permanente. No se detiene ahora a los 23 (años) con una licenciatura, tienes que seguir desarrollando tus habilidades y eso es en lo que también nos estamos enfocando", explica Inès Blal, decana ejecutiva de EHL Hospitality Business School.

Microcosmos internacional

Con más de 3.000 estudiantes de 120 nacionalidades, las clases aquí representan un microcosmos internacional.

Ioana es rumana. Interesada en la industria hotelera, rápidamente apreció las competencias complementarias que este curso didáctico le ofrecía en el ámbito de la gestión.

"Los gerentes deben tener la habilidad de hablar con la gente. Ser capaces de comprender las situaciones y gestionar los equipos. Es lo que nos enseña la hostelería, cómo interactuar, cómo ser humanos, cómo no perder ese toque", asegura Ioana Topliceanu, estudiante, EHL.

Nathalie Seiler, antigua estudiante en la EHL, es ahora directora del BeauRivage Palace en Lausana. Un ejemplo de continuidad de la misión original de la escuela de hostelería. Para ella era importante tener un aprendizaje basado en la experiencia directa y estudios específicos como, por ejemplo, finanzas, gestión y marketing.

"Cuando llegas al mercado laboral, finalmente entiendes cómo funciona un negocio. Querer dirigir un hotel un día es genial, pero si no has entendido la dimensión operativa, no es posible . Eso es lo que enseña la escuela de hostelería", cuenta Nathalie Seiler, directora general, Beau-Rivage Palace.

Una carrera diferente

Vamos a una sala de exposiciones en Lausana, donde descubriremos un tipo de carrera completamente diferente para un graduado de la EHL.

Inspirado por la economía circular, Nicolas Freudiger, joven emprendedor, lanzó su propia empresa, especializada en la producción y venta de relojes de lujo fabricados con materiales reciclados. Un universo claramente diferente del de la hostelería.

"Cuando salí de la escuela, tuve varias oportunidades en el sector y fuera del sector. Creo que el concepto de servicio hoy va más allá. En 2021, va más allá de un servicio hotelero y también se puede encontrar en otras industrias. Esta calidad ha estado en todas las discusiones que he tenido en mi ecosistema de relojería", afirma Nicolas Freudiger, cofundador de ID Watch Geneva.

Tres escuelas en dos continentes

El grupo tiene ahora tres escuelas, dos de ellas en Suiza (Lausana y Chur-Passugg). Se ha lanzado un importante proyecto de expansión en el campus de Lausana. Y se ha inaugurado un centro en Singapur, para satisfacer una fuerte demanda de mano de obra especializada en hostelería en Asia.