This content is not available in your region

Biden se reunirá con el Papa en medio de la presión de los obispos de EEUU contra el aborto

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Biden se reunirá con el Papa en medio de la presión de los obispos de EEUU contra el aborto
Biden se reunirá con el Papa en medio de la presión de los obispos de EEUU contra el aborto   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Philip Pullella

CIUDADDELVATICANO, 26 oct – El devoto católico Joe Biden se reunirá con el Papa Francisco en el Vaticano el viernes, en un momento en que, como presidente de Estados Unidos, está sometido a una intensa presión por su conflictiva posición en la disputa sobre el derecho al aborto.

Biden, que acude a misa semanal y tiene una foto del Papa detrás de su escritorio en el Despacho Oval, ha dicho que se opone personalmente al aborto, pero que como líder electo no puede imponer sus puntos de vista.

Sin embargo, los medios de comunicación y obispos conservadores de Estados Unidos le han criticado por esa postura, y algunos dicen que debería prohibírsele recibir la comunión, el sacramento central de su fe.

Al mismo tiempo, partidarios del derecho a la interrupción voluntaria del embarazo están en alerta por una nueva ley de Texas que impone una prohibición casi total del aborto. El gobierno de Biden ha impugnado la ley y la Corte Suprema verá el caso el próximo lunes.

Se desconoce si Biden y el Papa Francisco hablarán de las disputas sobre el aborto y la comunión en su encuentro privado del viernes, el primero desde que el mandatario asumió el cargo.

“Está claro que el Papa no está de acuerdo con el presidente sobre el aborto. Lo ha dejado excepcionalmente claro”, dijo el arzobispo William Lori de Baltimore a Catholic News Service.

A la pregunta sobre el debate sobre la comunión en Estados Unidos, el Papa dijo el mes pasado a periodistas que el aborto es un “asesinato”, pero también pareció criticar a los obispos estadounidenses por tratar el asunto de forma política y no pastoral.

Desde su elección en 2013, el primer Papa latinoamericano ha dicho que si bien la Iglesia debe oponerse al aborto, éste no debe convertirse en una batalla que lo consuma todo en las guerras culturales y que reste atención a problemas como la inmigración y la pobreza.