This content is not available in your region

Fosas comunes en Belchite: la herida más profunda de la Guerra Civil española

Access to the comments Comentarios
Por Isidro Murga  con EFE, RTVE
euronews_icons_loading
Imagen de los restos de civiles fusilados durante la Guerra Civil en la localidad zaragozana de Belchite, en el noreste de España.
Imagen de los restos de civiles fusilados durante la Guerra Civil en la localidad zaragozana de Belchite, en el noreste de España.   -   Derechos de autor  RTVE

Emoción contenida en el cementerio zaragozano de Belchite, en el noreste de España, donde aflora con toda su crudeza uno de los episodios más oscuros de la Guerra Civil. La excavaciones arqueológicas han puesto al descubierto dos fosas comunes con los restos de decenas, tal vez cientos, de vecinos fusilados en los primeros días de la contienda.

- "Algunos se encuentran con las manos y los pies atados a la espalda y tumbados boca abajo. Otros se encuentran con los brazos levantados porque fueron arrojados desde arriba a la fosa. También hemos comprobado que otros fueron alcanzados por proyectiles", explica el antropólogo forense José Ignacio Lorenzo.

Se da por hecho que los cadáveres encontrados corresponden a una larga lista de vecinos, hombres y mujeres jóvenes, fundamentalmente, que fueron fusilados por las milicias falangistas que sembraron el terror en Belchite y en toda la comarca durante el verano de 1936. Detrás de los trabajos de exhumación están los arqueólogos de la asociación Mariano Castillo, que se enfrentan a la difícil tarea (han pasado 85 años) de tomar muestras de ADN para identificar los restos y, si es posible, devolvérselos a sus familias:

- "Se les devuelve la dignidad que se les arrebató a ellos y a sus familiares, que desgraciadamente tuvieron que emigrar del pueblo de Belchite", afirma José Vidal, presidente de la asociación Mariano Castillo.

Durante la Guerra Civil, Belchite fue escenario de sangrientas batallas y quedó totalmente destruido. Al acabar la contienda, el régimen dictatorial decidió construir un pueblo nuevo al lado dejando intactas las ruinas del primero.

Pero Belchite no fue el único escenario de fusilamientos masivos de civiles, ya que sucedieron en numerosas localidades españolas. Hubo víctimas en los dos bandos, aunque el franquismo prosiguió con la represión tras acabar la contienda: Se estima que unas 130 000 personas fueron enterradas en fosas comunes tras ser fusiladas durante la Guerra Civil y en los meses y años posteriores.

Aunque España cuenta con una ley de Memoria Histórica desde el año 2007, aún quedan muchas heridas abiertas y muchas cuentas pendientes para poder cerrar este ominoso capítulo de su historia.