This content is not available in your region

La COVID-19 vuelve a la carga | La OMS pide 23 400 millones para "evitar 5 millones de muertes más"

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
Un enfermo de COVID es atendido en un hospital
Un enfermo de COVID es atendido en un hospital   -   Derechos de autor  AP

Tras dos meses de descenso continuo, los casos de COVID-19 vuelven a aumentar a nivel global. La semana pasada crecieron un 4 % debido principalmente a las nuevas oleadas de contagios en países europeos como el Reino Unido, Rusia, Turquía o Ucrania.

El director general de la OMS pidió este jueves a los países más industrializados del mundo, que aporten 23 400 millones de dólares para evitar que la pandemia provoque "otros cinco millones de muertos en el mundo".

Tedros Adhanom Ghebreyesus explicó que ese dinero servirá para financiar durante 12 meses el llamado acelerador ACT, el plan que engloba la distribución de vacunas en los países en desarrollo, así como otras armas contra la COVID. Según la OMS ese plan es "esencial" para salvar millones de vidas, además de ahorrar al mundo pérdidas sanitarias de unos 5,3 billones de dólares y permitir el control de la pandemia.

Hasta ahora, solo el 0,5 % de las vacunas se han distribuido en los países de ingresos bajos, cuya población representa el 9 % del total mundial. La Unión Europea promete ayudar.

"El próximo año esperamos que se produzcan más de 3 500 millones de dosis de vacunas en la Unión Europea y la mayoría se enviarán al extranjero -aseguró la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen-. Además de las exportaciones, la Unión Europea, la Comisión y los Estados miembros donarán más de 500 millones de dosis de vacunas en la primera mitad de 2022 y espero que los Estados miembros se comprometan a más".

En la Unión Europea, preocupa la situación en Rumanía, donde solo el 30 % de la población ha recibido la pauta completa de vacunación y la mortalidad por coronavirus es ocho veces superior a la del resto de la UE. El Gobierno ha impuesto, entre otras medidas, un toque de queda para los no vacunados.