This content is not available in your region

Polonia denuncia la incursión en su territorio de uniformados armados desde Bielorrusia

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
Polonia denuncia la incursión en su territorio de uniformados armados desde Bielorrusia
Derechos de autor  Czarek Sokolowski/The Associated Press

Polonia denuncia la entrada en su frontera de hombres uniformados armados procedentes de Bielorrusia. Soldados polacos interceptaron en la noche del lunes al martes a al menos tres individuos

Según el portavoz de las fuerzas especiales polacas, intentaron entrar en contacto con ellos, pero al verlos recargaron sus armas largas y se marcharon hacia Bielorrusia. Se adentraron unos 300 metros en territorio polaco, por lo que, asegura, no se trató de un error.

"La acción fue dinámica", cuenta Stanislaw Zaryn. "Hemos sido objeto de otra provocación agresiva por parte de Bielorrusia".

"Llegan con equipos de sonido y ponen el llanto de un niño, una de las muchas manifestaciones de la lucha psicológica librada por Bielorrusia"

Ataques violentos contra los agentes polacos

La guardia fronteriza ha informado de que el pasado fin de semana tuvieron lugar varios incidentes violentos. Uno de sus vehículos resultó dañado, aunque no hubo heridos.

"La semana pasada registramos varios intentos de cruzar la frontera por la fuerza", señala Michal Tokarczyk, agente de la guardia fronteriza. "Lo que es peor, observamos un comportamiento cada vez más agresivo de los extranjeros que no siempre quieren cruza la frontera, sino, por ejemplo lanzar objetos a los miembros de la guardia fronteriza y del ejército polaco".

Un muro de tres metros

Las autoridades polacas informan de casi 30.000 intentos de entrar al país ilegalmente a través de esa frontera desde agosto. Lo consideran una forma de guerra híbrida del régimen de Alexandr Lukashenko.

Este miércoles entra en vigor una ley por la que se construirá allí un muro de tres metros de altura que costará 330 millones de euros y un sistema de vigilancia electrónica de 20 millones.