This content is not available in your region

Alemania paraliza el proceso de certificación del gasoducto Nord Stream 2 por cuestiones legales

Access to the comments Comentarios
Por euronews  con EFE
euronews_icons_loading
Alemania paraliza el proceso de certificación del gasoducto Nord Stream 2 por cuestiones legales
Derechos de autor  Stefan Sauer/AP

Alemania paraliza el proceso de certificación del gasoducto Nord Stream 2, controlado por el gigante gasístico ruso Gazprom.

El regulador germano, la Agencia Federal de Redes de Alemania, denuncia que el operador de Nord Stream 2 no está constituido bajo legislación alemana ya que tiene su sede en Suiza.

Según un comunicado publicado por la Agencia, el proceso de certificación, sin el cual el gasoducto no puede comenzar a funcionar bajo pena de incurrir en sanciones, fue suspendido de forma provisional.

"Una certificación del operador del gasoducto Nord Stream 2 solo puede ser considerada si el operador adopta una forma legal conforme al derecho alemán," reza el comunicado de la Bundesnetzagentur.

Para contrarrestar este escollo, la compañía ha decidido crear una filial bajo derecho germano para gestionar el tramo del gasoducto que atraviesa Alemania.

Esta demora en la entrada en funcionamiento de Nord Stream 2, que terminó de construirse el pasado mes de agosto, supone un duro golpe no solo para Moscú sino también para los consumidores europeos a las puertas del invierno.

Los más de 1200 kilometros de tuberías que transitan por el fondo del mar Báltico desde Rusia hasta Alemania debían ayudar al suministro de gas.

Ahora habrá que esperar, por lo menos cuatro meses, para que se cumplan los nuevos requisitos y luego Alemania deberá aún presentar la propuesta a la Comisión Europea para que dé su visto bueno al Nord Stream 2; esperando el deshielo entre Moscú y Bruselas.

El gasoducto, que transporta directamente gas ruso hacia Europa occidental a través de Alemania sin pasar por Ucrania, ha estado rodeado de una gran polémica, con la oposición inicial de Estados Unidos, que el pasado julio dio su visto bueno a cambio de la protección del suministro energético ucraniano.