This content is not available in your region

Casos de problemas respiratorias entre niños aumentan a medida que contaminación en Delhi empeora

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Casos de problemas respiratorias entre niños aumentan a medida que contaminación en Delhi empeora
Casos de problemas respiratorias entre niños aumentan a medida que contaminación en Delhi empeora   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Sunil Kataria

NUEVADELHI, 17 nov – El empeoramiento de la calidad del aire en la capital de India, Nueva Delhi, ha provocado un aumento en las afecciones respiratorias crónicas entre los niños, y la exposición prolongada a contaminantes mortales podría afectar su desarrollo cognitivo, dijeron especialistas.

La contaminación ha alcanzado niveles peligrosos en Nueva Delhi y otras partes del norte de la India este mes. La mayoría de los días, el Índice de Calidad del Aire (AQI) se ha mantenido por encima de 451 en una escala de 500, lo que indica condiciones “graves” que afectan incluso a personas sanas y tienen un impacto grave en aquellas con enfermedades existentes.

El AQI mide la concentración de partículas venenosas PM2.5 en un metro cúbico de aire. El gobierno prescribe una lectura de PM2.5 “segura” a 60 microgramos por metro cúbico de aire durante un período de 24 horas.

El número de niños con enfermedades respiratorias se ha triplicado en los últimos días, dijo Arvind Bountra, jefe de pediatría del Max Super Specialty Hospital.

“Esto está directamente relacionado con los altos niveles de contaminación”, dijo Bountra.

Ha habido un aumento significativo en el número de casos con problemas respiratorios y bronquiales, sostuvo por su parte Praveen Khilnani, director del Hospital Infantil Madhukar Rainbow, quien agregó que si bien en la mayoría de los casos se da tratamiento en el departamento de pacientes ambulatorios, algunos necesitan oxígeno y cuidados intensivos.

La exposición prolongada a contaminantes, incluido el plomo, podría provocar complicaciones aún más graves.

“Hay un estudio que muestra que las funciones cognitivas del cerebro (entre los niños) también se ven afectadas por estas partículas muy pequeñas”, dijo Bountra.