This content is not available in your region

Un ensayo a largo plazo muestra eficacia del tratamiento de COVID-19 de AstraZeneca

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Un ensayo a largo plazo muestra la eficacia del tratamiento de COVID-19 de AstraZeneca
Un ensayo a largo plazo muestra la eficacia del tratamiento de COVID-19 de AstraZeneca   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

18 nov -AstraZeneca afianzó el jueves su liderazgo en la comercialización de una inyección preventiva contra el COVID-19 para personas no infectadas que no responden bien a las vacunas, al afirmar que su cóctel de anticuerpos ofrece una protección del 83% al cabo de seis meses.

La terapia, denominada AZD7442 o Evusheld, había demostrado previamente que confería un 77% de protección contra la enfermedad sintomática al cabo de tres meses, en una lectura anterior del ensayo PROVENT de fase tardía realizada en agosto.

La empresa anglosueca señaló que otro estudio realizado en pacientes con casos de COVID-19 de carácter entre leve y moderado mostró que una dosis más alta del tratamiento, AZD7442, redujo el riesgo de empeoramiento de los síntomas en un 88% cuando se administra en los tres días siguientes a la aparición de los primeros síntomas.

El tratamiento se administra de una sola vez, en forma de dos inyecciones secuenciales en el brazo.

La última ronda de resultados positivos posiciona potencialmente a AstraZeneca en una posición poco frecuente como proveedor tanto de vacunas como de tratamientos contra el COVID-19, ya que el fabricante de medicamentos ha dicho que la “ventaja real” de la terapia es como inyección preventiva, más que como tratamiento.

Pfizer ha presentado datos prometedores sobre la eficacia de su candidato a tratamiento oral contra el COVID-19, que puede distribuirse más fácilmente que las inyecciones, y también es uno de los principales proveedores de vacunas con su socio BioNTech

A LARGOPLAZO

En el ensayo PROVENT de AstraZeneca, cerca de 5.200 participantes no infectados fueron divididos aleatoriamente en dos grupos, con un voluntario que recibió un placebo ineficaz sin saber por cada dos que recibieron Evusheld.

Los participantes eran personas que corrían el riesgo de sufrir el COVID-19 de manera grave si estaban infectados o si estaban inmunocomprometidos, es decir, si recibían atención oncológica o medicamentos debido a una enfermedad autoinmune o a un trasplante de órganos.

Los voluntarios del ensayo no estaban vacunados, a pesar de que los grupos de alto riesgo han sido priorizados en las campañas mundiales de vacunación. Cualquier persona que optara por vacunarse durante el ensayo fue excluida del análisis.

AstraZeneca ha dicho que la vacuna está pensada principalmente para ayudar a las personas inmunodeprimidas y de riesgo, pero que en algún momento podría beneficiarse un grupo más amplio, como el personal militar en servicio o los pasajeros de cruceros.

Añadió que se considera que alrededor del 2% de la población mundial no responde adecuadamente a la vacuna de COVID-19.

Los voluntarios del ensayo serán sometidos a un seguimiento de 15 meses para demostrar que la protección es más duradera.

Evusheld pertenece a una categoría de medicamentos basados en anticuerpos monoclonales, que son proteínas fabricadas en laboratorio que imitan las defensas naturales del organismo. Se basan en los anticuerpos que el cuerpo humano produce en respuesta a la infección o la vacunación.