This content is not available in your region

La feria de Navidad de Budapest vuelve a abrir sus puertas tras su cancelación en 2020

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
La feria de Navidad de Budapest vuelve a abrir sus puertas tras su cancelación en 2020
Derechos de autor  Czerkl Gábor - Budapest Brand

Vuelve, tras su cancelación forzosa en 2020, la feria de Navidad de Budapest. Las pequeñas casetas de madera vuelven a abrir en la famosa plaza Vorosmarty de la capital húngara para vender sus piezas artesanales y dar la bienvenida, con algo de adelanto, a las fiestas navideñas.

Tanto vendedores como visitantes se muestran encantados de recobrar esta bonita tradición. "Estamos muy contentos", confesaba un ciudadano, que reconocía también haber echado de menos el vino caliente.

En efecto, una vez abiertos, los puestos más abarrotados volvieron a ser un año más los del vino caliente y pasteles. Para los turistas, es casi obligado el probar los muchos sabores de la cocina tradicional húngara. "Nosotros hemos probado la sopa Gulash", reconocía una turista española.

Por supuesto, se toman precauciones: toda la feria está acordonada y en las distintas entradas se exigen certificados COVID. Solo pueden entrar aquellos que o bien estén vacunados o que ya hayan pasado la enfermedad. No basta por tanto con presentar un resultado negativo en la prueba del coronavirus. Esta medida se aplica tanto a los locales como a cualquier turista.

El cumplimiento de estas normas sin duda merece la pena; el ambiente en el interior, siempre festivo, está especialmente dirigido a las familias. Cada domingo tiene lugar el encendido de las velas de Adviento, con invitados sorpresa como el mismísimo Papá Noel, que será la gran estrella de la feria el próximo 5 de diciembre.

"Queremos que esta feria sea accesible a cualquier ciudadano de Budapest y a cualquier húngaro", explicaba a Euronews el director de la empresa organizadora, Csaba Faix, "por lo que hemos pedido a los servicios de catering que preparen platos de cuatro euros. Así, si alguien viene con su familia, aunque no tenga un gran presupuesto mensual, podrá comer aquí. Y hay también un menú familiar". revela Faix.

Llevar una mascarilla no es algo obligatorio pero si recomendable en esta feria que quiere olvidar los malos tiempos y dar cuanto antes la bienvenida a las fechas más señaladas del año.