This content is not available in your region

Australia retrasa reapertura de la frontera al aumentar los casos de ómicron

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Australia retrasa reapertura de la frontera al aumentar los casos de ómicron
Australia retrasa reapertura de la frontera al aumentar los casos de ómicron   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Renju Jose

SÍDNEY, 29 nov – Australia dijo el lunes que retrasaría dos semanas la reapertura de su frontera internacional tras notificar sus primeros casos de la variante ómicron del coronavirus.

El primer ministro, Scott Morrison, convocó una reunión de su comité de seguridad nacional y dijo que recibió el consejo del jefe de salud de Australia para retrasar la reapertura después de que se detectaran los primeros casos de la nueva variante el domingo.

Morrison dijo a principios de este mes que Australia reabriría su frontera a los titulares de visados extranjeros el 1 de diciembre, en los últimos pasos para reanudar los viajes internacionales. El país cerró sus fronteras en mayo de 2020 y sólo permitió la entrada de un número restringido de ciudadanos y residentes permanentes.

“La pausa temporal garantizará que Australia pueda reunir la información que necesitamos para comprender mejor la variante ómicron, incluida la eficacia de la vacuna, el alcance de la enfermedad, incluso si puede generar síntomas más leves, y el nivel de transmisión”, dijo Morrison en un comunicado enviado por correo electrónico.

El retraso es un golpe para la economía australiana de 2 billones de dólares australianos (1,4 billones de dólares), y los empresarios llevan tiempo pidiendo que se reanude la llegada de estudiantes y emigrantes cualificados para aliviar la escasez de mano de obra.

Sólo el retorno de los estudiantes extranjeros supone unos 35.000 millones de dólares australianos al año para la economía australiana.

Ómicron, denominada “variante de preocupación” por la Organización Mundial de la Salud, es potencialmente más contagiosa que las anteriores. Pero las autoridades sanitarias no saben aún si causará un COVID-19 más o menos grave en comparación con otras mutaciones.

El anuncio se produjo cuando Australia registró su quinto caso de la variante ómicron.