This content is not available in your region

Suiza estudia endurecer las restricciones contra el coronavirus

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Suiza estudia endurecer las restricciones contra el coronavirus
Suiza estudia endurecer las restricciones contra el coronavirus   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

ZÚRICH, 30 nov – Suiza está estudiando la posibilidad de imponer más restricciones para contener el creciente número de nuevos casos de COVID-19 y la aparición de la variante ómicron, según informó el Gobierno tras una reunión de urgencia celebrada el martes.

El Gobierno consultará con las autoridades locales sobre la conveniencia de hacer obligatorios los certificados de COVID-19 —que acreditan la vacunación contra el COVID-19, la recuperación o un test negativo— para todos los eventos en interiores, eliminando la actual exención para las reuniones de hasta 30 personas.

De acuerdo con las normas propuestas, también se necesitaría un certificado COVID para asistir a reuniones privadas de 11 personas o más, y a eventos al aire libre con 300 personas o más.

Las mascarillas tendrían que usarse en todas las áreas interiores de acceso público, según dijo el Gobierno, que busca una respuesta antes del miércoles por la noche.

El planteamiento de Suiza contrasta con el de la vecina Austria, que ordenó un confinamiento total la semana pasada.

Suiza ha tenido dificultades para combatir el aumento del número de casos de coronavirus en los últimos días, lo que ha llevado a un endurecimiento de las restricciones de entrada de 19 países, entre ellos Japón, Reino Unido y Sudáfrica.

El número de nuevos casos ha aumentado en 86.000 desde el 15 de noviembre, y el número diario de infecciones confirmadas por laboratorio es similar a los niveles máximos de octubre y noviembre de 2020.

También se ha detectado el primer caso probable de la variante ómicron de COVID-19 en Suiza, según informó el Gobierno a última hora del domingo, después de que los votantes suizos respaldaran en un referéndum la respuesta del Gobierno a la pandemia.

Con las nuevas propuestas, el Gobierno dijo que pretende reducir la circulación actual de la variante delta, al tiempo que frenar la propagación de ómicron, que juntas podrían sobrecargar los hospitales.

También se están debatiendo medidas en el lugar de trabajo, entre las que se incluye la obligación de que todos los empleados lleven mascarillas en el interior y la orden de que todo el personal o solo los que no estén vacunados ni recuperados trabajen desde casa.

El Gobierno también propuso reducir la validez de las pruebas para demostrar que las personas están libres del virus de 72 a 48 horas.

Las medidas, si se aprueban, estarán vigentes hasta el 24 de enero.