This content is not available in your region

El conservador Karl Nehammer jura como canciller de Austria

Access to the comments Comentarios
Por Euronews  con Agencia Efe
euronews_icons_loading
AP / Lisa Leutner
AP / Lisa Leutner   -   Derechos de autor  El nuevo canciller del Partido Popular, Karl Nehammer, a la izquierda, y su predecesor, Alexander Schallenberg, llegan a la ceremonia de investidura en el Palacio de Hofburg en Viena, Austria, el 6 de diciembre de 2021.

El conservador Karl Nehammer, hasta ahora ministro del Interior, juró este lunes como nuevo canciller federal de Austria, el tercero que ocupa ese cargo en los últimos tres meses de sucesivas crisis de Gobierno en el país centroeuropeo.

Nehammer, un antiguo soldado profesional, de 49 años, duro en materia de inmigración y que ha realizado casi toda su carrera profesional en el Partido Popular Austríaco (ÖVP) juró el cargo ante el jefe del Estado, Alexander Van der Bellen, cerrando así en principio tres meses de inestabilidad en Austria. 

"Se puede decir con certeza cuál es la gran tarea que tienen que abordar inmediatamente y juntos. Las mascarillas que llevan hoy son, al fin y al cabo, el símbolo de ello, el signo visible. Es, por supuesto, la lucha decidida y conjunta contra la pandemia y sus consecuencias, sus consecuencias sociales, económicas y humanas", dijo Van der Bellen.

El democristiano sustituye al frente del ejecutivo a Alexander Schallenberg, que se hizo cargo de la presidencia del Gobierno el pasado 11 de octubre y que vuelve ahora a ser ministro de Exteriores, el cargo que ocupó antes de ser canciller federal.

"Tomaré mi cargo como canciller con gran seriedad y respeto, porque hay una cantidad increíble de trabajo por hacer. El coronavirus está agobiando a la gente. Y para muchas personas, el límite de lo razonable a lo largo de los muchos meses también se ha superado".

Schallenberg había relevado en el cargo a Sebastian Kurz, el líder conservador que dominó la política austríaca los últimos cinco años, y que dimitió debido a acusaciones de corrupción. 

La inestabilidad queda reflejada en un dato: en los menos de cinco años que lleva como jefe del Estado, Van der Bellen ha tomado juramento a cinco cancilleres federales diferentes, de ellos dos veces a Kurz, y más 60 ministros y secretarios de Estado.