This content is not available in your region

El Parlamento libio suspende sesión sin avanzar hacia la solución de su crisis política

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
El Parlamento libio suspende sesión sin avanzar hacia la solución de su crisis política
El Parlamento libio suspende sesión sin avanzar hacia la solución de su crisis política   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

BENGHAZI, LIBIA, 27 dic – El Parlamento libio suspendió el martes su sesión hasta la próxima semana sin votar ninguna de las propuestas planteadas el lunes para gestionar las consecuencias del retraso electoral de la semana pasada.

La sesión celebrada en Tobruk el lunes y el martes representó un primer intento de la fracturada clase política libia para trazar un camino a seguir tras el retraso de las elecciones a raíz de una disputa sobre normativa.

Sin embargo, la sesión del lunes se interrumpió tras una serie de discusiones a gritos después de que se plantearan varias propuestas para retrasar la fecha de las elecciones, estudiar la reestructuración de su Gobierno de Unidad Nacional interino y considerar cambios constitucionales.

Se esperaba que la sesión del martes incluyera la votación de estas propuestas. El portavoz del Parlamento no dio ninguna razón inmediata para la suspensión de la sesión.

Esto deja en la balanza tanto el proceso electoral como el futuro del Gobierno de Unidad Nacional interino y del primer ministro Abdulhamid al-Dbeibah.

La elegibilidad de Dbeibah como candidato presidencial fue una de las principales causas de desacuerdo en el período previo a las elecciones.

El lunes, la enviada especial de las Naciones Unidas en Libia, Stephanie Williams, declaró a Reuters que el objetivo principal debe ser avanzar hacia las elecciones que desea la mayoría de los libios.

Las elecciones presidenciales y parlamentarias simultáneas fueron concebidas el año pasado a través de una hoja de ruta política respaldada por la ONU, como parte de un plan para poner fin a una década de caos y violencia desde el levantamiento de 2011 respaldado por la OTAN que acabó con el derrocamiento de Muamar el Gadafi.

El Parlamento fue elegido en 2014, pero se disolvió poco después cuando el país se dividió entre las facciones oriental y occidental, con la mayor parte de la cámara trasladándose de la capital, Trípoli, a Tobruk, donde dio su apoyo al bando oriental en el conflicto.

La sesión de esta semana fue uno de los raros momentos desde 2014 en que se reunieron más de 100 parlamentarios procedentes de toda la fragmentada escena política libia, para participar en un debate y una votación sobre el futuro del país.

Durante la sesión del lunes, que terminó con discusiones a gritos, otra propuesta, que fue planteada pero no sometida a votación, fue la de expulsar al embajador británico después de que Reino Unido dijera que el Gobierno de Unidad Nacional seguía siendo válido y que no reconocería ningún nuevo movimiento para establecer un Gobierno paralelo.