This content is not available in your region

Rusia ordena el cierre del principal grupo de derechos cerrando un año de represión

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Rusia ordena el cierre del principal grupo de derechos
Rusia ordena el cierre del principal grupo de derechos   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Andrew Osborn y Maria Kiselyova

MOSCÚ, 28 dic -El Tribunal Supremo de Rusia dictaminó el martes que el grupo de derechos humanos más antiguo del país, Memorial, debe ser disuelto por infringir una ley que le exige actuar como “agente extranjero”, cerrando un año de represión contra críticos del Kremlin no vista desde la era soviética.

El cierre de Memorial International marca un año en el que Alexei Navalny, el principal crítico del Kremlin, fue encarcelado, su movimiento prohibido y muchos de sus aliados obligados a huir. Moscú dice que simplemente está haciendo cumplir las leyes para frustrar el extremismo y proteger al país de lo que dice es una influencia extranjera maligna.

Los críticos dicen que Vladimir Putin, en el poder como presidente o primer ministro desde 1999, está retrocediendo hacia la era soviética cuando había tolerancia cero con la disidencia. El Kremlin, en desacuerdo con Occidente en todo, desde Ucrania hasta Siria, dice que es imposible recrear la Unión Soviética.

El asalto legal al Memorial, que documenta y mantiene viva la memoria del “Gran Terror” de Josef Stalin de 1937-38, entre otros episodios, es un intento de encubrir los capítulos más oscuros de la Rusia soviética que no concuerdan con la narrativa del Kremlin de un país resurgente sin nada que avergonzarse, afirma.

“Memorial es una organización especial con su propia ideología. Combinamos lo que se llama actividades relevantes de derechos humanos con estudios históricos y comprensión del camino histórico de Rusia en el siglo XX. Parece que tal unión no agrada a alguien en el liderazgo ruso”, dijo Oleg Orlov, miembro de la junta de Memorial, fuera de la corte.

Un fiscal estatal le dijo al tribunal que Memorial había promovido lo que llamó una imagen falsa de la URSS como “un estado terrorista” y ennegreció la memoria del comportamiento del estado comunista durante la Segunda Guerra Mundial. Aseguró que “alguien” estaba pagando al Memorial por tal traición.

Memorial es abierto sobre el hecho de que recibe financiamiento del exterior, una de las principales razones por las que las autoridades lo han calificado de agente extranjero. Su sitio web enumera fondos de Polonia, Alemania, Canadá y la República Checa.

Aunque Putin ha dejado en claro que no es un fanático del comunismo, los libros de texto escolares modernos han elogiado el papel de Stalin como modernizador y como el hombre que ayudó a la Unión Soviética a derrotar a los nazis en la Segunda Guerra Mundial, una de las piedras angulares de la imagen que Putin ha intentado forjar para la Rusia moderna.

Memorial dijo en un comunicado que el fallo mostraba que el estado ruso moderno se oponía a su interpretación de la historia soviética.

“La decisión (…) confirmó que la historia del terror político (…) no sigue siendo un tema académico para Rusia de interés solo para especialistas, sino un problema agudo para la Rusia moderna. Nuestro país necesita una reflexión honesta y escrupulosa sobre su pasado soviético”, decía el comunicado.

Memorial encontraría formas legales de continuar su trabajo porque no es una organización o incluso un movimiento, dijo. “Memorial es la necesidad de que los ciudadanos de Rusia conozcan la verdad. Nadie logrará ‘liquidar’ esta necesidad”.

Grupos de derechos internacionales y el Departamento de Estado de Estados Unidos condenaron el fallo.