This content is not available in your region

Sudafricanos hacen fila para despedirse de Desmond Tutu, héroe de la lucha antiapartheid

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Sudafricanos hacen fila para despedirse de Desmond Tutu, héroe de la lucha antiapartheid
Sudafricanos hacen fila para despedirse de Desmond Tutu, héroe de la lucha antiapartheid   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Wendell Roelf

CIUDADDELCABO, 30 dic – Cientos de personas hacían fila el jueves para presentar sus respetos al arzobispo Desmond Tutu, cuyo cuerpo era velado en la Catedral de San Jorge en Ciudad del Cabo, donde el héroe antiapartheid predicaba contra la injusticia racial.

Tutu, un premio Nobel de la Paz ampliamente venerado a nivel interracial por su rectitud moral y su lucha de principios contra el gobierno de la minoría blanca, falleció el domingo a los 90 años.

Su muerte representa una gran pérdida para Sudáfrica, donde muchos le llamaban “Tata” (padre). Desde el domingo, las campanas han sonado todos los días en su honor y han llegado tributos y oraciones desde todo el mundo.

El cuerpo de Tutu permanecerá en la catedral el jueves y viernes, antes de un servicio funeral que se celebrará el sábado, donde se espera que el presidente Cyril Ramaphosa pronuncie la elegía principal.

“Básicamente, estoy aquí para presentar mis respetos”, dijo Randall Ortel, un médico que ocupaba uno de los primeros lugares en la fila para entrar a la iglesia. “Definitivamente es uno de mis modelos a seguir y quiero emular lo que hizo en vida”.

Amanda Mbikwana dijo que llegó a las 5 de la madrugada con su madre y sus sobrinos. “Conocimos el trabajo de Tata, nos defendió y hoy estamos aquí en un país libre para rendirle honores, celebrar su vida y apoyar (a su esposa) Mama Leah y a la familia”, dijo Mbikwana, una gerente de Recursos Humanos.

“Siempre fue la voz de los sin voz y siempre la voz de la razón”, dijo el activista antiapartheid Chris Nissen, mientras esperaba en la fila al exterior de la catedral.

El sencillo ataúd de pino de Tutu con asas de cuerda, adornado con un solo ramo de claveles blancos, fue llevado a San Jorge, que proporcionó un refugio seguro para los activistas contra el apartheid durante el gobierno represivo.

Familiares conmovidos se encontraron con el ataúd afuera de la entrada, donde seis clérigos vestidos de negro llevaron el ataúd cerrado adentro a un santuario interior en medio de una nube de incienso.

Tutu, que solicitó el ataúd más barato y no quería ningún gasto de funeral lujoso, será incinerado y sus restos enterrados detrás del púlpito de la catedral donde solía realizar sus sermones.