This content is not available in your region

Occidente sigue con cautela el despliegue de las tropas de Rusia y aliados en Kazajistán

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
La ONU instó a las fuerzas de seguridad kazajas a protejer el derecho de los ciudadanos a expresarse sin violencia.
La ONU instó a las fuerzas de seguridad kazajas a protejer el derecho de los ciudadanos a expresarse sin violencia.   -   Derechos de autor  AP / Vladimir Tretyakov

Occidente sigue atentamente la situación en Kazajistán. El jefe de la diplomacia de la Unión Europea, Josep Borrell, espera que la llegada de la alianza militar postsoviética "no socave la independencia del país" y que deberá ser "vigilada con cautela".

Asimismo instó a las autoridades kazajas a moderar su respuesta frente a las protestas. La Naciones Unidas y Reino Unido se hacen eco de este llamamiento.

"Para nosotros lo importante es que las fuerzas de seguridad, ya sean kazajas o no kazajas, tienen que proteger los mismos estándares de derechos humanos, que pasan por mostrar contención y proteger el derecho de la gente a manifestarse pacíficamente", señaló el portavoz del secretario general de la ONU, Antonio Guterres; Stéphane Dujarric, en su conferencia de prensa diaria. 

Londres destacó que es "importante que se respete la soberanía" del país centroasiático, en unas protestas que el Reino Unido sigue "de cerca". Al tiempo que el portavoz condenó los actos de violencia contra propiedades y edificios por los manifestantes, también pidió que se reanuden los servicios de internet y que las autoridades respeten sus compromisos en materia de libertad de expresión.

Con todo, Borrell agregó que la llegada de las fuerzas extranjeras a Kazajistán se basa "en un acuerdo entre países independientes", de lo que "no tenemos nada que decir".

Reservas sobre la alianza militar postsoviética

Las manifestaciones comenzaron el pasado 2 de enero, inicialmente pacíficas y en protesta por el alza considerable de los precios del gas licuado, el principal combustible automotriz utilizado en el país.

Dos días después derivaron en una escalada de violencia que cuestionó la capacidad de la policía y el Ejército de controlar la situación, ante lo que el presidente del país, Kasim-Yomart Tokáyev, ha pedido ayuda a la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), alianza militar que incluye a Rusia

"Tokáyev retendrá el poder por medio de las tropas o de la policía antidisturbios procedentes principalmente de Rusia. Pero pagará por ello con la reducción de su propia soberanía estatal. Dependerá mucho más de Rusia, incluso en comparación con Nazarbáyev. Putin no perderá esta oportunidad en ese sentido", aseguró el analista político ruso, Dmitry Oreshkin.

En ese contexto, la rápida respuesta de los países miembros de la OTSC, que envió un contingente de 3 800 militares, ha sido un espaldarazo de la alianza a Nur-Sultán, aun cuando todavía no han entrado en acción.