This content is not available in your region

Polonia desafía las multas de la UE por disciplinar a los jueces

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Polonia desafía las multas de la UE por disciplinar a los jueces
Polonia desafía las multas de la UE por disciplinar a los jueces   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Gabriela Baczynska y Joanna Plucinska

BRUSELAS/VARSOVIA, 7 ene – Un ministro polaco acusó a la Unión Europea de plantear “exigencias ilegales” a su país antes de la fecha límite del 11 de enero, en la que Varsovia debe informar a Bruselas de cómo y cuándo exactamente piensa desmantelar un sistema disciplinario para los jueces.

Si no actúa, Polonia tendrá que pagar al menos 70 millones de euros en multas, un mayor retraso en el acceso a miles de millones de euros para apoyar su recuperación económica de la pandemia del COVID-19, y la posible pérdida de fondos adicionales para el desarrollo.

El caso es uno de los muchos enfrentamientos entre la UE y el partido gobernante polaco Ley y Justicia (PiS, por su sigla en polaco), que llegó al poder en 2015 y desde entonces ha enfrentado acusaciones de erosionar la libertad de los tribunales, los medios de comunicación, las mujeres, los gays y los inmigrantes, entre otros.

El plazo del 11 de enero está relacionado con una orden de octubre del máximo tribunal de la UE que multa a Varsovia por no detener inmediatamente el trabajo de la Cámara Disciplinaria del Tribunal Supremo polaco a la espera de un veredicto final sobre el régimen.

Preguntado por el plazo para desmantelar la cámara, que tiene poderes para castigar a los jueces por sus fallos, o prepararse para pagar las multas, el viceministro de Justicia polaco, Sebastian Kaleta, dijo que las medidas de emergencia ordenadas por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) “violaban las competencias que Polonia tenía en la UE”.

“Se trata de exigencias ilegales”, dijo Kaleta, miembro de una coalición euroescéptica asociada al PiS, a Reuters, añadiendo que Polonia no cedería al “chantaje de las instituciones de la UE”.

Un portavoz del Gobierno polaco no respondió a las peticiones de más comentarios sobre el enfrentamiento