This content is not available in your region

Los afganos necesitan una ayuda milmillonaria para evitar la pobreza, según la ONU

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual
euronews_icons_loading
Una mujer afgana sostiene a sus hijos mientras espera una consulta frente a una clínica improvisada en un extenso asentamiento de chozas de adobe que alberga a los desplazados
Una mujer afgana sostiene a sus hijos mientras espera una consulta frente a una clínica improvisada en un extenso asentamiento de chozas de adobe que alberga a los desplazados   -   Derechos de autor  Mstyslav Chernov/ The Associated Press

Naciones Unidas y sus socios humanitarios solicitan 5.000 millones de dólares para ayudar a millones de afganos mientras el país se esfuerza por salir adelante tras la conquista de los talibanes.

Es el mayor llamamiento que ha realizado la ONU para ayudar a un país que está al borde de una crisis humanitaria y del colapso económico.

Según las cifras del organismo, más de 13 millones de niños necesitan alimentos, vivienda y atención médica para sobrevivir.

“En Afganistán se avecina una catástrofe humanitaria en toda regla, se debe actuar con celeridad para salvar el futuro del país”, expresó el jefe de coordinación humanitaria de Naciones Unidas, Martin Griffiths, en el lanzamiento del plan de ayuda.

Naciones Unidas advierte que el recrudecimiento del conflicto en el país, unido a la peor sequía en los últimos 20 años han provocado que al inicio de este 2022 más de la mitad de la población afgana, unos 24,4 millones de personas, necesite ayuda urgente, un 30 % más que el año pasado.

“El riesgo de colapso en Afganistán es elevado, 23 millones de afganos sufren desnutrición aguda y si no se toman las medidas necesarias en 2022 podrían morir hasta 131.000 niños menores de cinco años”, vaticina la ONU.

“Es crucial que los actores internacionales recobren la confianza en el mercado afgano y para ello es necesario garantizar que las ayudas llegan y que los servicios funcionan”, subrayó Griffiths.

El coordinador de ayuda humanitaria se mostró especialmente preocupado por la situación de la educación en el país, ya que ésta peligra para alrededor de 8 millones de niños debido al impago de los maestros desde agosto.

Dentro del plan de ayuda, el alto comisionado de la ONU para los refugiados (ACNUR) pide a los países cooperantes 623 millones de dólares (549 millones de euros) para auxiliar a los 5,7 millones de afganos desplazados en los países vecinos.

La directora en funciones de Save the Children en Afganistán, Fiona McSheehy, señala: "Dos de cada tres niños necesitan desesperadamente ayuda humanitaria, lo que supone un aumento de más de un tercio desde principios del año pasado. Estamos viendo colas en nuestras clínicas móviles de salud con cada vez más pacientes que se presentan con desnutrición y neumonía. También adultos con desnutrición."

La economía afgana, que depende de la ayuda, se vio sumida en el caos tras la toma del poder por parte de los talibanes, cuyos recursos han sido congelados posteriormente, principalmente por Estados Unidos.

La ayuda internacional está permitida y Save the Children está distribuyendo dinero en efectivo para garantizar que las familias puedan comprar alimentos esenciales para pasar el invierno.

También está repartiendo ropa y mantas. La condición es que la ayuda se destine a la población y no a los talibanes.

Sin embargo la ONU dice que se necesita mucho más y que la comunidad internacional debe intensificar su ayuda.