Francia reabre sus fronteras a los viajes de placer desde Reino Unido para los vacunados

Francia reabre sus fronteras a los viajes de placer desde Reino Unido para los vacunados
Derechos de autor AP Photo/Jerome Delay
Derechos de autor AP Photo/Jerome Delay
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El Gobierno británico reduce el periodo de aislamiento de los positivos

PUBLICIDAD

Francia reabre sus fronteras a los viajes de placer desde Reino Unido. La medida entra en vigor este viernes y sólo para los vacunados contra la Covid-19. Además, se sigue requiriendo un test negativo realizado en las anteriores 24 horas.

Para los británicos no vacunados, se seguirá exigiendo una razón de peso para viajar, una prueba negativa y un periodo de aislamiento de 10 días tras la entrada en Francia.

Al otro lado del Canal de la Mancha, mientras tanto, el Gobierno ha decidido reducir el periodo de aislamiento de los pacientes con coronavirus de siete a cinco días tras dar positivo.

La libertad pasa a depender de dos pruebas negativas y el Gobierno británico espera que esto ayude a la economía.

"Tras revisar todos los datos, hemos tomado la decisión de reducir el periodo mínimo de aislamiento a cinco días en Inglaterra. A partir del lunes, quien dé negativo dos veces podrá dejar el aislamiento al sexto día", ha explicado Sajid Javid, secretario de Sanidad de Reino Unido.

En Hungría, la vacunación continúa y el Gobierno autoriza una posible cuarta dosis, aunque no la hace obligatoria. Ni siquiera para los profesionales de la salud.

La eficacia de la vacuna de refuerzo está por ver, y el gobierno de Viktor Orbán espera que la tercera dosis resulte eficaz contra la variante Omicron para evitar que se necesiten más vacunas.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Más restricciones para los no vacunados en Francia

España ultima un plan piloto para un cambio de vigilancia de la COVID menos exhaustivo

Europa no se rinde y se adapta al rápido avance de la variante ómicron