This content is not available in your region

Ozono daña cultivos de Asia oriental y cuesta 63.000 millones de dólares al año, dicen científicos

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Ozono daña cultivos de Asia oriental y cuesta 63.000 millones de dólares al año, dicen científicos
Ozono daña cultivos de Asia oriental y cuesta 63.000 millones de dólares al año, dicen científicos   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Gloria Dickie

17 ene – Las emisiones de combustibles fósiles no solo están impulsando el cambio climático y empeorando la calidad del aire, sino también perjudicando el rendimiento de los cultivos hasta causar pérdidas anuales por unos 63.000 millones de dólares en el este de Asia, sostienen científicos.

Con altos niveles de contaminación por ozono, China, Corea del Sur y Japón están experimentando una disminución de los rendimientos de trigo, arroz y maíz, según un estudio publicado el lunes en la revista Nature Food.

China está perdiendo un tercio de su producción potencial de trigo y casi una cuarta parte de los rendimientos de arroz debido a que el ozono interrumpe el crecimiento de las plantas. Eso tiene implicaciones preocupantes más allá de la región, ya que Asia proporciona la mayor parte del suministro mundial de arroz.

Asia también es un punto de acceso para el ozono, que se forma cuando la luz solar interactúa con los gases de efecto invernadero, como el óxido nitroso, el monóxido de carbono y los compuestos orgánicos volátiles que se liberan al quemar combustibles fósiles.

En la estratosfera, una capa de ozono protege al planeta de la radiación ultravioleta. Pero más cerca de la superficie de la Tierra, el ozono puede dañar las plantas y los animales, incluidos los humanos.

Feng y sus colegas usaron datos de control de ozono para estimar que el daño a los cultivos fue de unos 63.000 millones de dólares por año. Investigaciones anteriores sobre el tema han utilizado simulaciones por computadora para evaluar el impacto económico de la contaminación por ozono en los cultivos.

El ozono “daña directamente la seguridad alimentaria en China para los tres cultivos”, dijo Feng.

Esto es un problema para China, que ya lidia con la calidad decreciente de su tierra. El país tiene que alimentar a una quinta parte de la población mundial con solo el 7% de sus tierras de cultivo.

Dado que la industria, la energía y la expansión urbana han competido por los limitados recursos de la tierra, China perdió alrededor del 6% de su tierra cultivable, o 7,5 millones de hectáreas, entre 2009 y 2019, según un estudio estatal publicado en agosto.

Si bien desde entonces Pekín ha trazado una “línea roja” para proteger las tierras agrícolas existentes, los expertos aún anticipan que el total caerá aún más para 2030.

Si bien los gases que contribuyen a la contaminación por ozono se emiten en gran medida desde las ciudades, el impacto es peor en las zonas rurales donde se forma el ozono.

Los científicos dijeron que la mejor manera de reducir los niveles de ozono es frenar el uso de combustibles fósiles, la misma acción necesaria para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que causan el cambio climático.

Sin controles de emisiones más estrictos en Asia, dijo Sharps, “las cosas van a empeorar”.