This content is not available in your region

El primer ministro portugués Costa sorprende con una victoria absoluta en las elecciones anticipadas

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
El primer ministro portugués Costa sorprende con una victoria absoluta en las elecciones anticipadas
El primer ministro portugués Costa sorprende con una victoria absoluta en las elecciones anticipadas   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Sergio Goncalves, Catarina Demony y Andrei Khalip

LISBOA, 30 ene – Desafiando todos los pronósticos, los socialistas portugueses de centro-izquierda obtuvieron una mayoría parlamentaria absoluta en las elecciones generales anticipadas del domingo, asegurando un nuevo y sólido mandato para el primer ministro Antonio Costa, defensor del equilibrio de las cuentas públicas.

El resultado, impulsado por una participación superior a la esperada a pesar de la pandemia de coronavirus, supone una sorpresa después de que los socialistas hubieran perdido la mayor parte de su ventaja en los últimos sondeos de opinión, y significa que Portugal tendrá un Gobierno estable con el fin de ejecutar la aplicación de los fondos de la UE para la recuperación de la pandemia.

La votación se convocó en noviembre después de que los antiguos aliados de Costa —el Partido Comunista Portugués y el Bloque de Izquierda— se sumaran a la derecha en contra de los presupuestos de un Gobierno que quedó en minoría.

Los dos partidos de extrema izquierda lo pagaron en las elecciones, perdiendo más de la mitad de sus escaños, según los sondeos a pie de urna.

Tras los sondeos de la semana pasada, el propio Costa reconoció que los portugueses no querían darle la mayoría absoluta y dijo que estaba dispuesto a establecer alianzas con partidos afines, lo que ya no es necesario.

“Una mayoría absoluta no significa poder absoluto. No significa gobernar solo. Es una mayor responsabilidad y significa gobernar con y para todos los portugueses”, dijo Costa en su discurso de victoria.

Antes de que se conocieran los resultados definitivos, Costa dijo que el partido había ganado 117 o 118 escaños en una Cámara de 230, por encima de los 108 obtenidos en las elecciones de 2019, y sus partidarios estallaron en celebraciones, cantando el viejo himno revolucionario “Grandola” y agitando banderas.

Costa, que llegó al poder en 2015 tras la crisis de la deuda de 2011-14, ha dirigido el país en un período de crecimiento económico constante que ayudó a reducir el déficit presupuestario e incluso a lograr un pequeño superávit en 2019, antes de que se produjera la pandemia.

Aun así, Portugal sigue siendo el país más pobre de Europa occidental y depende de los fondos de la UE para la recuperación de la pandemia.

El economista Filipe García, jefe de la consultora Informação de Mercados Financeiros en Oporto, dijo que los inversores probablemente acogerían con satisfacción el nuevo mandato fuerte de Costa, dado el recorte récord del déficit presupuestario llevado a cabo por el Gobierno.

“Además, los socialistas no necesitarán comprometerse (con otros partidos), lo que garantiza estabilidad y una línea de actuación clara. El mayor reto será alentar el crecimiento potencial”, dijo.

Los socialdemócratas de centro derecha quedaron en un lejano segundo lugar, con menos del 30% de los votos, según los resultados provisionales, frente al 42% de los socialistas.

La ultraderecha de Chega se convirtió en la tercera fuerza parlamentaria, al lograr al menos 11 escaños, frente a un solo diputado en la anterior legislatura.

Un Gobierno estable sería un buen augurio con vistas al paquete de 16.600 millones de euros (18.700 millones de dólares) de ayuda de la UE para la recuperación de la pandemia y para su éxito a la hora de canalizar los fondos hacia proyectos que impulsen el crecimiento económico.