This content is not available in your region

Los equipos de rescate trabajan sin descanso para salvar al pequeño Rayan en Marruecos

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
euronews_icons_loading
Los equipos de rescate trabajan sin descanso para salvar al pequeño Rayan en Marruecos
Derechos de autor  FADEL SENNA/AFP or licensors

En Marruecos trabajan sin descanso para rescatar a un niño de 5 años que lleva cuatro días atrapado en un pozo a 32 metros de produndidad. La operación que tiene al país pendiente, se desarrolla en medio de la preocupación por la inestabilidad del terreno.

Los equipos de emergencia ya han cavado un agujero paralelo en vertical y desde este viernes trabajan en línea horizontal para llegar hasta el niño. Faltan menos de 3 metros. En el operativo participan 5 excavadoras y expertos en ingeniería topográfica. La excavación se hace por turnos y con sumo cuidado para evitar desprendimientos.

El pequeño que se llama Rayan cayó en el hoyo el pasado martes por la noche. El agujero estaba situado en frente de su casa en el pueblo de Ighran, una localidad de la provincia septentrional de Chefchaouen.

Entre los que esperan está Najib, que habla un poco de español y lleva tres días en la colina. "No he comido ni dormido". Tanto tiempo le ha hecho perder la esperanza y cree que lo más seguro es que el pequeño ya no respire.

Del estado del niño no se sabe nada pero un helicóptero y una ambulancia esperan a pocos metros para atenderlo en cuanto lo saquen.

Vídeos publicados esta semana en las redes le muestran moviéndose y se llegó a decir que había comido algo que le hicieron llegar con una cuerda. Esto último se desmintió oficialmente y las autoridades no se pronuncian sobre su salud, trasladando sin más la esperanza de sacarlo con vida.

Sea cual sea el desenlace, Rayan, que tanto recuerda al caso de niño Julen español que acabó en tragedia, está consiguiendo lo que la política no alcanza.

Su rescate se sigue desde muchos países y con fervor en los árabes. No son una excepción los vecinos argelinos, separados de los marroquíes por la diplomacia y unidos por un niño de cinco años.