This content is not available in your region

El aumento de los contagios pone bajo presión la estrategia de "cero COVID" de Hong Kong

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
El aumento de los contagios pone bajo presión la estrategia de "cero COVID" de Hong Kong
El aumento de los contagios pone bajo presión la estrategia de "cero COVID" de Hong Kong   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Joyce Zhou y Farah Master

HONGKONG, 7 feb – Se espera que Hong Kong registre el lunes un récord de unos 610 nuevos casos diarios de COVID-19, según informó la cadena de televisión TVB, en lo que supone la mayor prueba para la estrategia de “cero COVID” de la ciudad en su lucha por contener un creciente brote.

Otras 300 personas dieron positivo en pruebas preliminares, dijo TVB, citando una fuente no identificada.

La ciudad, centro financiero mundial, que sigue la estrategia de la China continental de suprimir todos los brotes de coronavirus lo antes posible, ha visto cómo los casos se disparan desde enero, con más de 2.000 infecciones, frente a sólo dos en diciembre. La ciudad registró 342 casos el domingo, ligeramente por debajo del récord del día anterior, que fue de 351 casos.

Decenas de sucursales bancarias, incluidas las de HSBC y Bank of China , dijeron que suspenderán sus operaciones a partir del lunes para ayudar a frenar los contagios.

La secretaria de Sanidad de Hong Kong, Sophia Chan, declaró el fin de semana que espera que los casos aumenten “exponencialmente”.

Hong Kong se ha convertido en una de las ciudades más aisladas del mundo, con una reducción de los vuelos de alrededor del 90% debido a las estrictas normas frente al coronavirus y el cierre de escuelas, parques infantiles y gimnasios, así como de la mayoría de otros locales.

Los restaurantes cierran a las 6 de la tarde (1000 GMT), mientras que la mayoría de la población, incluyendo la mayoría de los funcionarios, trabaja desde casa.

Las secuelas económicas y psicológicas de las duras medidas no dejan de aumentar, con restricciones cada vez más estrictas que las aplicadas por primera vez en 2020.

La capacidad de las instalaciones dispuestas por el Gobierno hongkonés para realizar cuarentenas también se están acercando a su límite, mientras las autoridades insisten en mantener su rígido programa de rastreo de contactos.