This content is not available in your region

Benedicto XVI pide perdón por los abusos en la Iglesia alemana pero niega que los encubriera

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
Benedicto XVI en una fotografía de archivo de 2015
Benedicto XVI en una fotografía de archivo de 2015   -   Derechos de autor  AP Photo/Gregorio Borgia

**"Pronto me enfrentaré al juez definitivo", dice Benedicto XVI en una carta conocida este miércoles en la que pide perdón por su papel en el escándalo de abusos sexuales en la Iglesia alemana, pero desmiente las acusaciones de encubrimiento vertidas contra él. **

El papa emérito, de 94 años, dice en la misiva, más parecida a un testamento, que siente "vergüenza" y "dolor" por los abusos y errores ocurridos durante el tiempo que ocupó diferentes cargos en la Iglesia alemana, si bien niega haber estado al tanto de casos de pederastia. 

La carta ha sido leída por Georg Gaenswein, secretario histórico de Ratzinger:

"En todos mis encuentros con víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes he mirado a los ojos a las consecuencias de una culpa muy grande y he aprendido a comprender que nosotros mismos nos vemos arrastrados a esta gran culpa cuando la descuidamos o cuando no la afrontamos con la necesaria decisión y responsabilidad, como ha ocurrido y ocurre con demasiada frecuencia", dice la misiva. 

Esta carta llega después de que una comisión de expertos concluyera que Benedicto XVI estuvo al tanto de cuatro casos de sacerdotes pederastas cuando era arzobispo de Múnich, algo que él desmiente en su texto. 

En concreto, niega haber tenido conocimiento alguno de tres de los casos. Por lo que se refiere al cuarto, un sacerdote acusado de pederastia, reconoce haber asistido a la reunión en la que se abordó su traslado, pero asegura que nunca le revelaron las verdaderas razones. El sacerdote en cuestión volvió a cometer más tarde abusos en la archidiócesis de Múnich, lo que provocó que fuera trasladado de nuevo. 

El informe de Múnich, un "balance del horror" y cuatro culpas sobre Ratzinger

El infome que incrimina al papa emérito fue elaborado por un equipo de abogados alemán y fue presentado el 20 de enero en Múnich. En él se sostiene que el ahora papa emérito supo de la existencia de casos de abusos sexuales a jóvenes y menores cometidos por miembros de la Iglesia católica alemana y le reprochaba no haber actuado.

Tuvo al menos en cuatro casos una conducta reprochable, de acuerdo con ese informe, elaborado por encargo del arzobispado de Múnich y Freising y con 1.700 páginas, donde se documentan centenares de casos sucedidos entre los años 1945 y 2019.

Ratzinger estuvo al frente de ese arzobispado entre 1977 y 1982. El informe reprocha también la conducta de otros altos jerarcas de la Iglesia católica alemana, en lo que calificaron sus autores de "balance de un horror".

Se documentan cientos de casos cometidos durante décadas y hasta casi el presente, y responsabiliza a las sucesivas jerarquías de no haber actuado en consecuencia o incluso haberlos encubierto.

En dos de los casos atribuidos al periodo en que Ratzinger, los abusos fueron presuntamente cometidos por dos clérigos que prestaban asistencia espiritual y contra los cuales no se actuó en absoluto.