This content is not available in your region

Macron pide calma para resolver crisis de Ucrania

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Macron pide calma para resolver crisis de Ucrania
Macron pide calma para resolver crisis de Ucrania   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Michel Rose y Pavel Polityuk

MOSCÚ/KIEV, 8 feb – El presidente francés, Emmanuel Macron, el primer líder de una gran potencia occidental que se reúne con Vladimir Putin desde que Rusia concentró tropas cerca de Ucrania, dijo el martes que creía que se podían tomar medidas para desescalar la crisis y pidió a todas las partes que mantengan la calma.

Macron, que a diferencia de los líderes de Estados Unidos y Gran Bretaña, ha restado importancia a la posibilidad de que Rusia invada pronto a su vecino, viajó el martes de Moscú a Kiev en un intento de alto perfil por actuar como mediador.

El presidente francés no tenía ningún avance que anunciar: su oficina se retractó el martes después de que un funcionario dijo durante la noche que Putin le había prometido que Rusia no realizaría maniobras militares cerca de Ucrania por el momento.

Pero Macron dijo que pensaba que sus conversaciones habían contribuido a evitar que la crisis se agravara aún más. Tanto Putin como el presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskiy, le habían dicho que estaban comprometidos con los principios de paz de 2014, y añadió que el pacto, conocido como los acuerdos de Minsk, ofrecía una vía para resolver sus actuales disputas.

“Esta determinación compartida es el único camino que nos permite crear la paz, la única manera de crear una solución política viable”, dijo Macron en una conferencia de prensa conjunta con Zelenskiy.

“La calma (…) es esencial por parte de todas las partes en las palabras y en los hechos”, dijo Macron, elogiando a Zelenskiy por “la sangre fría que está mostrando, y que el pueblo ucraniano está mostrando, frente a la presión militar en sus fronteras y en su país”.

Zelenskiy, por su parte, se mostró escéptico ante las garantías que Macron haya podido recibir de Putin.

“No me fío mucho de las palabras, creo que todo político puede ser transparente dando pasos concretos”, dijo el líder ucraniano.

Este mismo martes, Macron defendió el resultado de sus conversaciones del lunes en Moscú, que no supusieron ningún avance importante, y dijo a los periodistas que no esperaba “ni por un segundo” que Putin hiciera concesiones.

TEMOR A UNA INVASIÓN

Los países occidentales, encabezados por Estados Unidos, temen que Rusia se esté preparando para invadir Ucrania. Moscú dice que no planea ninguna invasión, pero que podría tomar “medidas técnico-militares” no especificadas a menos que se cumplan una serie de exigencias de seguridad, incluida la promesa de la OTAN de no admitir nunca a Kiev.

Estados Unidos y la Unión Europea han amenazado a Rusia con sanciones si ataca a Ucrania.

Moscú, que sigue siendo el mayor proveedor de energía de Europa a pesar de estar ya sometido a sanciones desde que tomó la península ucraniana de Crimea en 2014, ha desestimado en gran medida las nuevas sanciones como una amenaza vacía.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, advirtió el lunes que si Rusia invade Ucrania, “ya no habrá Nord Stream 2”, en referencia a un gasoducto recién construido y aún no inaugurado hacia Alemania. No especificó cómo lo detendría.

Aunque los países occidentales se han unido para respaldar a Ucrania, no están de acuerdo sobre la probabilidad de una guerra. Funcionarios franceses han sugerido que creen que Washington ha exagerado la amenaza, y Kiev también ha restado importancia a la probabilidad de una invasión a gran escala.

Macron, que se espera que se presente a la reelección en abril, dijo antes de viajar a Moscú que creía que Rusia no tenía planes para Ucrania, sino que quería renegociar los acuerdos de seguridad europeos.

Pero sean cuales sean los verdaderos objetivos de Moscú, los países occidentales dicen que no pueden asumir con seguridad que la crisis acabará sin guerra a menos que Rusia retire sus tropas.

El jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, preguntado en una entrevista con la CNN sobre la probabilidad de una invasión rusa, dijo: “No hay certeza, pero lo que vemos es un continuo aumento de las fuerzas militares (…) El tiempo de alerta está bajando y el riesgo de un ataque está creciendo”.