This content is not available in your region

Japón suministrará gas natural licuado a Europa ante la posibilidad de que Rusia deje de hacerlo

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
Japón suministrará gas natural licuado a Europa ante la posibilidad de que Rusia deje de hacerlo
Derechos de autor  Koji Sasahara/AP

Importante acuerdo entre Japón y la Unión Europa en el marco de la crisis en Ucrania. Tokio anunció este miércoles su decisión de enviar parte de sus reservas de gas natural licuado a Europa, con la intención de evitar la falta de suministro en varios países ante posibles decisiones de Rusia. Se espera que a partir del próximo mes los envíos sean un hecho.

"Japón se ha asegurado hasta ahora suficiente gas natural licuado para satisfacer la demanda interna", explicaba el ministro de comercio de Japón Koichi Hagiuda. "En la actual situación internacional, con el caso de Ucrania, nuestro país se alinea con los países del G7, especialmente con aquellos con los que comparte los mismos valores".

El anuncio japonés responde a la petición no solo de Europa sino también de Estados Unidos para que los asiáticos asistieran energéticamente a Europa durante lo que queda de invierno. Y es que es importante estar prevenidos, ya que hasta el 40 por ciento del gas natural licuado que importa la Unión Europea procede de Rusia. Y eso no es todo. Si hablamos del crudo, la cantidad no es tan alta pero si muy importante. Un tercio del que usan los países miembros llega del problemático socio comercial del este.

Nuestro entorno se caracteriza por las turbulencias geopolíticas en el contexto de Rusia y la crisis de Crimea y las cuestiones energéticas son fundamentales
Josep Borrell
Alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Políctica de Seguridad

Teniendo en cuenta que tanto Bruselas como Washington han prometido importantes sanciones a Rusia en caso de que acaben cruzando la frontera con Ucrania, se antoja imprescindible encontrar nuevas alternativas a un gas ruso que con casi total seguridad dejaría de fluir.

Ya el pasado lunes, el alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, lo explicaba sin paños calientes: "Hoy en día, nuestro entorno se caracteriza por las turbulencias geopolíticas en el contexto de Rusia y la crisis de Crimea y las cuestiones energéticas son fundamentales", explicaba Borrell. "Porque Rusia no duda en utilizar estos importantes suministros de energía a Europa como palanca para obtener beneficios geopolíticos".

También este lunes, el presidente estadounidense Joe Biden se comprometía tras una reunión con el canciller alemán Olaf Scholz a cerrar el controvertido gasoducto Nord Stream 2 que va de Rusia a Alemania por el Báltico si Moscú acaba dando el temido paso hacia Ucrania.