This content is not available in your region

Cuba recibe el golpe de la inflación, en un contexto de grave crisis económica

Access to the comments Comentarios
Por Amaranta Zermeno Jimenez  con AP
euronews_icons_loading
Dos mujeres retiran dinero en cajeros automáticos, 11/2/2022, La Habana, Cuba
Dos mujeres retiran dinero en cajeros automáticos, 11/2/2022, La Habana, Cuba   -   Derechos de autor  Fotograma AP

La inflación les ha dado un fuerte golpe a los residentes en Cuba, donde la pandemia, la producción ineficiente, los controles gubernamentales y las sanciones de Estados Unidos, han agravado la crisis económica.

La dificultad de llegar a final de mes, se debe en parte a la reforma del gobierno de eliminar el ineficiente sistema de doble moneda que había convertido al peso local -en el que se pagaba a la mayoría de los cubanos- en una especie de moneda de segunda clase, una prima pobre de un "peso convertible" utilizado por los turistas, las personas que trabajaban con ellos y quienes recibían dinero de familiares en el extranjero.

Fue la adopción de una moneda única para todos lo que condujo en pocos meses a un fuerte aumento de los precios de muchos productos, lo que no correspondía con el aumento simultáneo de los salarios.

Además, las dificultades del gobierno para producir o importar todos los bienes necesarios, han dado lugar a un creciente mercado negro, ya que la gente especula comprando lo que puede y revendiéndolo días después cuando aumenta la escasez.

De hecho, la inflación y la escasez fueron las quejas principales de los cubanos que salieron a manifestar durante el pasado mes de julio.

Los problemas han alimentado una sensación de inequidad entre muchos que es especialmente amarga en un sistema socialista que se enorgullece de una distribución relativamente equitativa de los bienes.

La vida se complicó cuando la administración del ex presidente estadounidense Donald Trump endureció las sanciones económicas a Cuba en noviembre de 2020 y bloqueó las remesas a través de Western Union.

Con esas casas de cambio cerradas, la gente depende de métodos no autorizados, incluso de visitantes para traer dinero del exterior.

Para ayudar a enfrentar la escasez y traer divisas, el gobierno también expandió una red de tiendas de divisas que ahora aceptan tarjetas de débito denominadas en dólares, aunque no dinero en efectivo. Los cubanos pueden utilizar euros o dólares canadienses para comprar estas tarjetas.