This content is not available in your region

El TJUE rechaza el recurso polaco y húngaro contra el recorte de fondos europeos

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
El TJUE rechaza el recurso polaco y húngaro contra el recorte de fondos europeos
El TJUE rechaza el recurso polaco y húngaro contra el recorte de fondos europeos   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Gabriela Baczynska

BRUSELAS, 16 feb -El máximo tribunal de la Unión Europea despejó el miércoles el camino para que el bloque pueda recortar miles de millones de euros en ayudas a Polonia y Hungría, cuyos gobernantes populistas están acusados por Bruselas de violar derechos y libertades democráticas.

La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, con sede en Luxemburgo, no admite recurso alguno y desestima los recursos presentados por Varsovia y Budapest contra una nueva sanción de la UE que detendría la financiación a los países miembros que incumplan las leyes europeas.

“Las sentencias de hoy confirman que vamos por el buen camino”, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, al anunciar que el Ejecutivo comunitario, con sede en Bruselas, fijará el modo de proceder en las próximas semanas.

Están en juego cientos de miles de millones de euros de fondos, la cohesión interna de la UE y la posición internacional.

Hungría y Polonia han sido durante mucho tiempo grandes beneficiarios de los fondos de la UE, que el bloque ha inyectado en los antiguos países comunistas para ayudar a desarrollar sus economías desde su adhesión en 2004.

La UE dice que, para recibir esos beneficios, los países deben cumplir las normas europeas comunes, que Varsovia y Budapest han incumplido imponiendo el control político sobre el poder judicial y los medios de comunicación, y restringiendo los derechos civiles.

Las disputas amenazan con sembrar la discordia en la UE en su flanco oriental, donde pretende proyectar unidad en respuesta a la concentración de fuerzas de Rusia cerca de Ucrania.

La decisión también podría tener un impacto político inmediato, sobre todo en Hungría, donde se espera que las elecciones nacionales del 3 de abril sean las más reñidas para el primer ministro nacionalista Viktor Orbán desde su aplastante victoria en 2010.

El partido gobernante de Orbán, Fidesz, que hace campaña sobre una plataforma de nacionalismo antiinmigrante y populismo económico, dijo que la sentencia era una “venganza política” contra Hungría destinada a ayudar a una alianza de la oposición. La ministra de Justicia húngara, Judith Varga, dijo que la sentencia era un ejemplo de abuso de poder por parte de Bruselas contra los Estados miembros.

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, dijo en una conferencia de prensa que “Polonia cree que la centralización burocrática, la federalización… es un proceso peligroso”.

DESTRUIR LA UE DESDEDENTRO

La UE ya ha congelado los fondos de recuperación de la pandemia por valor de 36.000 millones de euros (41.000 millones de dólares) de Polonia y 7.000 millones de euros de Hungría.

El llamado “mecanismo de condicionalidad” podría afectar a cualquier parte del presupuesto de la UE, que asciende a 1,8 billones de euros (2 billones de dólares) para el período 2021-27.

Polonia, el mayor país excomunista del bloque, puede optar a más de 75.000 millones de euros hasta 2027, incluidos los destinados al clima, la digitalización y el sector sanitario. Hungría tiene una población de aproximadamente una cuarta parte del tamaño de Polonia, pero ha recibido una parte aún mayor del gasto per cápita de la UE.

“Hungría y Polonia han retrocedido rápidamente en cuanto a la libertad de los medios de comunicación, la independencia de los jueces, el derecho a la protesta y otros principios fundamentales del Estado de derecho”, ha declarado Amnistía Internacional. “En lugar de intentar oponerse a que los fondos de la UE estén condicionados al respeto del Estado de derecho, deberían respetar los derechos de las personas y limpiar sus actos”.

Representantes de la UE dijeron a Reuters que el bloque podría actuar primero contra Hungría, pero que era previsible un regateo político en los próximos meses.

Polonia y Hungría han amenazado con tomar represalias bloqueando otras decisiones de la UE que requieren unanimidad, como las relativas al clima y la energía, así como a la política exterior.

Katalin Cseh, eurodiputada húngara de la UE, dijo que ignorar la erosión del Estado de Derecho en Polonia y Hungría sería comparable a la película de comedia negra “No mires hacia arriba”, en la que los políticos no evitan que un asteroide destruya la Tierra.

“Si nos quedamos sentados y evaluamos, el señor Orbán y el señor Morawiecki conseguirían su objetivo de destruir la Unión desde dentro”, dijo.

(1 dólar = 0,8786 euros)