This content is not available in your region

La policía canadiense dispersará a manifestantes que protestan contra medidas por COVID-19

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
La policía canadiense dispersará a manifestantes que protestan contra medidas por COVID-19
La policía canadiense dispersará a manifestantes que protestan contra medidas por COVID-19   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Steve Scherer y David Ljunggren

OTTAWA, 18 feb – La policía canadiense se dispone a desalojar el viernes a cientos de camioneros de Ottawa, luego tres semanas de protestas contra las restricciones impuestas por la pandemia que han paralizado a la capital y han llevado al primer ministro Justin Trudeau a asumir poderes de emergencia por primera vez en más de 50 años.

Los conductores, a los que se unieron miles de manifestantes y unos 400 vehículos, convirtieron las calles alrededor del Parlamento en una ruidosa zona de fiesta desde que llegaron por primera vez el 28 de enero, en lo que se ha convertido en una de las peores crisis que han afectado a Trudeau desde que asumió el poder en 2015.

La policía realizó un puñado de detenciones el jueves por la noche, incluyendo a dos de los principales recaudadores de fondos y organizadores, Chris Barber y Tamara Lich.

“Estamos absolutamente comprometidos con poner fin a esta manifestación ilegal. Tenemos el plan, tenemos el compromiso, tenemos los recursos”, dijo el jueves el jefe interino de la policía, Steve Bell, a periodistas. La policía establecerá un perímetro con 100 puntos de control alrededor del centro de la ciudad para impedir la entrada de personas sin motivos legítimos, sostuvo.

“Este fin de semana tendrá un aspecto muy diferente al de los últimos tres fines de semana”, añadió. El anterior jefe de la policía, Peter Sloly, renunció esta semana en medio de la furia de los residentes por lo que consideraban la inacción policial.

Las protestas de los camioneros empezaron contra la vacunación obligatoria de los conductores que cruzan la frontera, una medida vigente también en Estados Unidos. Pero poco a poco se extendieron por toda Canadá y se transformaron en un movimiento antigubernamental.

Los manifestantes bloquearon durante seis días varios cruces terrestres con Estados Unidos, incluido el más transitado, el puente Ambassador, que conecta con Detroit, perjudicando a ambas economías.

Calificando los bloqueos como una amenaza para la democracia, Trudeau invocó el lunes medidas de emergencia que otorgan a su gobierno poderes temporales para poner fin a los disturbios. Funcionarios del gobierno dijeron que les preocupaba que los extremistas causen violencia.

Pero el Partido Conservador, de la oposición, dice que no había necesidad de la Ley de Emergencia, especialmente porque los bloqueos fronterizos han terminado. El parlamentario conservador Jeremy Patzer dijo el jueves en la Cámara de los Comunes que la gente de todo el mundo estaba alarmada al ver a Trudeau “caer sobre manifestantes pacíficos con un mazo”.