This content is not available in your region

Una tradición milenaria amenazada por el precio del gas

Access to the comments Comentarios
Por Luca Palamara
Una tradición milenaria amenazada por el precio del gas
Derechos de autor  Euronews

La isla de Murano, en la Laguna de Venecia, lucha por su supervivencia. Un estrecho tramo de mar separa esta pequeña isla de la mundialmente famosa ciudad italiana, pero Murano tiene su propia identidad. Y es que es el centro mundial del trabajo del vidrio.

Lleva mil años produciendo refinadas obras de este material y exportándolas a todo el mundo. Sin embargo, se enfrenta a un nuevo reto para mantener esta tradición: el precio del gas natural, que es necesario para encender los hornos de soplado de vidrio.

Los 60 hornos de Murano deben permanecer encendidos todos los días, las 24 horas, y eso cuesta 2 millones de euros al año en gas natural. Pero, desde el 1 de octubre, el precio del gas se disparó de 0,23 a 1,20 € o incluso 2 euros por metro cúbico. Eso significa un aumento de hasta 8 millones de euros al año en gas.

"Para nosotros, el gas natural es uno de los elementos más caros de nuestro horno. Un aumento del 400% es muy difícil de soportar a largo plazo. Podemos arreglárnoslas durante unos meses, pero sería imposible soportarlo durante más tiempo".

En esta empresa en particular, 6 hornos están siempre activos y el coste de mantenerlos encendidos pasó de 150.000 euros a medio millón de euros al año.

"El vidrio lleva mil años con nosotros y pasó por otras crisis y

problemas, pero siempre conseguimos sobrevivir. No creo que esto vaya a ser el fin del trabajo del vidrio en Murano. Yo nací aquí y cuando tengo que apagar un horno, es como apagar una parte de mí", lamenta Simone Cenedese, maestro de horno.

Algunos hornos ya se han visto obligados a cerrar, aunque sea temporalmente, a la espera de a que lleguen tiempos mejores. Pero los costes de reactivación son muy elevados y es posible que algunos no vuelvan a encenderse.