This content is not available in your region

Putin sopesa una posible decisión fatídica sobre Ucrania en una teatral sesión televisada

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Putin sopesa una posible decisión fatídica sobre Ucrania en una teatral sesión televisada
Putin sopesa una posible decisión fatídica sobre Ucrania en una teatral sesión televisada   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Andrew Osborn y Mark Trevelyan

MOSCÚ, 21 feb – Sentado ante una enorme mesa blanca en un salón del Kremlin, Vladimir Putin convocó a sus principales responsables de seguridad uno por uno el lunes para aconsejarlo sobre un posible punto de inflexión en la crisis en torno a Ucrania.

En una larga reunión de su Consejo de Seguridad, transmitida por la televisión estatal en lo que un presentador calificó de “imágenes sin precedentes”, Putin interrogó a sus ministros y jefes de espionaje sobre la cuestión de si reconocer o no a las dos regiones separatistas del Donbás en el este de Ucrania como estados independientes.

Uno tras otro, los altos cargos se dirigieron a un atril blanco en el salón rodeado de columnas para pintar una imagen invariablemente sombría de la situación en el Donbás.

Con un aspecto pálido y cansado, Putin tamborileó con los dedos en varias ocasiones mientras escuchaba.

Su representante especial para Ucrania, Dmitry Kozak, dijo que Kiev y Occidente no tienen interés en aplicar un acuerdo de paz de 2015 para poner fin al conflicto en el este de Ucrania, donde los separatistas prorrusos han estado luchando contra las fuerzas armadas ucranianas durante los últimos ocho años.

El jefe del servicio de seguridad ruso FSB, Alexander Bortnikov, le dijo a Putin que la situación en las dos regiones disidentes se está deteriorando, y que hasta el momento casi 70.000 personas han huido a Rusia.

El ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, acusó a Ucrania de intensificar los bombardeos de las regiones separatistas, lo que Kiev ha negado rotundamente, y dijo que algunos residentes se han quedado sin gas ni agua.

Mucho depende de la decisión final del presidente ruso. El reconocimiento de las regiones separatistas podría proporcionar a Rusia un pretexto para enviar abiertamente sus fuerzas militares al Donbás, justificándolo con el argumento de estar protegiendo a sus residentes de Ucrania.

También asestaría el golpe de gracia definitivo a unos acuerdos de paz de Minsk que todas las partes, incluida Rusia, han considerado hasta ahora la única ruta posible para salir de la crisis.

Pero Putin se está tomando su tiempo.

DEMOSTRACIÓN DE AUTORIDAD

Putin intervino en un momento de la sesión para enfatizar que no había discutido de antemano lo que sus altos cargos le iban a decir, como si tratara de disipar la impresión de que el proceso había sido coreografiado.

En realidad, la reunión televisada parecía calculada para transmitir la impresión de un líder que llega cuidadosamente a una decisión importante después de sopesar todas las pruebas de sus subordinados.

También le dio a Putin la oportunidad de demostrar su autoridad sobre las personas más poderosas del país, poniéndolas en su lugar si cometían un desliz.

Putin reprendió al jefe de inteligencia exterior ruso, Sergei Naryshkin, cuando este último dijo que “apoyaría” el reconocimiento de las regiones de Donbás.

“¿Apoyaría o apoya? Dígamelo directamente, Sergei Yevgenievich”, dijo Putin.

Cuando Naryshkin dijo que apoya que las regiones separatistas se conviertan en parte de Rusia, Putin lo reprendió nuevamente: “No estamos hablando de eso (…). Estamos hablando de reconocer su independencia o no”.

A lo que Naryshkin respondió: “Sí, apoyo la propuesta de reconocer su independencia”.

“Ok, siéntese, gracias”, fue la lacónica respuesta del presidente ruso.

Con todos los informes entregados, todos los ojos se volvieron hacia Putin a la espera de que pronuncie su veredicto, quien sin embargo pareció no estar dispuesto a poner fin al suspenso de inmediato.

“Hoy se tomará una decisión”, dijo, y tras eso, las cámaras dejaron de grabar.