This content is not available in your region

Los civiles ucranianos preparan los refugios antiaéreos

Access to the comments Comentarios
Por Natalia Liubchenkova
Una mujer y su bebé dentro de un autobús mientras salen de Kiev. Jueves 24 de febrero de 2022.
Una mujer y su bebé dentro de un autobús mientras salen de Kiev. Jueves 24 de febrero de 2022.   -   Derechos de autor  Emilio Morenatti/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved

Eran las 5 de la mañana cuando Kostyantyn Achkasov se despertó con el sonido de las explosiones y los aviones rugiendo en el cielo de Ucrania. 

Se levantó inmediatamente de la cama y se conectó a Internet, donde se confirmaron sus peores temores: La Rusia de Vladímir Putin había invadido su país.

Kostyantyn, de 33 años, pasó el jueves con su madre refugiado en la casa de su hermano en Járkov, al noreste de Ucrania.. No sabe cuándo podrán salir.

"Ahora mismo, todo el mundo se está quedando en casa. La gente ha puesto gasolina en sus coches o ha comprado comida. Todos estamos esperando las instrucciones del gobierno. No es seguro viajar", asegura. 

Kostyantyn Achkasov
Kostyantyn Achkasov en el escondite de su casaKostyantyn Achkasov

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski ha pedido a los ucranianos que se queden en sus casas y ha declarado la ley marcial. Pero en todo el país los ciudadanos han empezado a recoger sus pertenencias y a prepararse para salir.

Los residentes en Kiev han salido en masa hacia las estaciones de metro ante el temor de ataques aéreos rusos y explosiones en la ciudad.

Las imágenes muestran a los residentes huyendo de la ciudad y atascos de coches para salir de la ciudad. Cientos de coches esperaban en los puestos de control para entrar en Polonia, Rumanía, Eslovaquia y Hungría mientras los residentes intentaban huir del país.

"La situación en los puestos de control de la frontera occidental se mantiene estable, hay un aumento del tráfico", informó el ministerio del Interior de Ucrania.

Emilio Morenatti/AP Photo
Atascos para salir de KievEmilio Morenatti/AP Photo

En el oeste de Lviv, Yulia, de 35 años, empezó a hacer las maletas y a asegurarse de que el refugio antibombas de su edificio tiene todo lo que la familia podría necesitar: "Antes había ataques a instalaciones militares en la zona, ahora la ciudad está tranquila, [pero] estoy preocupada por todos los demás ucranianos en las ciudades donde los ataques son más intensos", 

Euronews
Yulia y su hija en LvivEuronews

"Hemos comprobado el refugio, hemos visto lo que hay que llevar allí y hemos conseguido un suministro de agua. Mi marido, mi hija y yo no pensamos salir todavía. No hay pánico. Pero hay mucha ansiedad".

En otro lugar del oeste de Ucrania, Nadia Sytch, de 42 años, residente en Lutsk, bombardeada por Rusia, aseguró a Euronews que "ss difícil decir cómo nos sentimos. Nos sacude aquí y allá, según las noticias que llegan. En general nos sentimos optimistas, no tenemos ninguna duda de que Putin morirá y arderá en el infierno, la única pregunta es a qué precio. Depositamos nuestra esperanza en Dios y en el ejército ucraniano", dijo.