This content is not available in your region

Putin pone en alerta la disuasión nuclear; Occidente ahoga a la economía rusa

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Las fuerzas rusas entran en la segunda ciudad de Ucrania, gasoductos explotan
Las fuerzas rusas entran en la segunda ciudad de Ucrania, gasoductos explotan   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Maria Tsvetkova

KIEV/MOSCÚ, 27 feb -El presidente Vladimir Putin puso el domingo en alerta máxima la disuasión nuclear de Rusia ante el aluvión de represalias de Occidente por su guerra contra Ucrania, que afirmó haber repelido a las fuerzas terrestres rusas que atacaban sus mayores ciudades.

Estados Unidos dijo que Putin estaba intensificando la guerra con una “retórica peligrosa”, en medio de señales de que el mayor asalto a un Estado europeo desde la Segunda Guerra Mundial no estaba produciendo victorias rápidas, sino generando una respuesta occidental de gran alcance y concertada.

Menos de cuatro días después de su inicio, la invasión ha desencadenado una respuesta política, estratégica, económica y empresarial de Occidente sin precedentes por su alcance y coordinación.

“Con esta guerra contra Ucrania, el mundo no volverá a ser el mismo”, escribió el jefe de la política exterior de la UE, Josef Borrell, en un artículo de opinión publicado en el periódico The Guardian.

“Es ahora, más que nunca, el momento de que las sociedades y las alianzas se unan para construir nuestro futuro sobre la confianza, la justicia y la libertad. Es el momento de levantarse y hablar. El poder no hace el bien. Nunca lo hizo. Nunca lo hará”, dijo.

La Unión Europea de 27 países decidió el domingo, por primera vez en su historia, suministrar armas a un país en guerra. Una fuente dijo a Reuters que enviaría 450 millones de euros (507 millones de dólares) en armamento a Ucrania.

Borrell, en una conferencia de prensa, dijo el domingo que el apoyo de la UE incluiría el suministro de aviones de combate a Ucrania.

El rublo ruso se desplomó casi un 20% hasta un nuevo mínimo histórico frente al dólar el lunes en las primeras operaciones en Asia, después de que las naciones occidentales desvelaran el sábado duras sanciones que incluían el bloqueo de algunos bancos del sistema de pagos internacionales SWIFT.

La oficina del presidente ucraniano dijo que las negociaciones con Moscú, sin condiciones previas, se celebrarían en la frontera entre Bielorrusia y Ucrania. La agencia de noticias rusa Tass citó más tarde el domingo a una fuente no identificada diciendo que las conversaciones comenzarían el lunes por la mañana.

Mientras misiles caían sobre las ciudades ucranianas, casi 400.000 civiles, principalmente mujeres y niños, han huido a los países vecinos. Cientos de personas quedaron atrapadas en Kiev el domingo, esperando que los trenes los lleven al oeste, lejos de los combates.

La capital seguía en manos del gobierno ucraniano, y Zelenskiy animaba a su pueblo a diario a pesar de los bombardeos rusos sobre infraestructuras civiles.

La UE cerró su espacio aéreo a todos los aviones rusos, al igual que Canadá, lo que obligó a la aerolínea rusa Aeroflot a cancelar todos los vuelos a destinos europeos hasta nuevo aviso. Ante la disminución de las opciones de vuelo, Estados Unidos y Francia instaron a sus ciudadanos a considerar la posibilidad de abandonar Rusia inmediatamente.

La UE también vedó a los medios de comunicación rusos RT y Sputnik.

Alemania, que ya había congelado un proyecto de gasoducto submarino desde Rusia, dijo que iba a aumentar el gasto en defensa de forma masiva, deshaciéndose de décadas de reticencia a equiparar su poder económico con su poder militar.

La petrolera británica BP, el mayor inversor extranjero en Rusia, dijo que abandonaba su participación en la petrolera estatal Rosneft con un costo de hasta 25.000 millones de dólares, reduciendo sus reservas de petróleo y gas a la mitad.

NO ES UNA DISUASIÓN, SINOUNAAMENAZA

Putin, quien ha calificado la invasión de “operación especial”, ha puesto en juego un nuevo y alarmante elemento al ordenar que las “fuerzas de disuasión” de Rusia que disponen de armas nucleares estén en alerta máxima.

Ha justificado la invasión diciendo que “neonazis” gobiernan Ucrania y amenazan la seguridad de Rusia, una acusación que Kiev y los gobiernos occidentales dicen que es propaganda sin fundamento.

El domingo, citó las agresivas declaraciones de los líderes de la OTAN y la serie de sanciones económicas impuestas a Rusia por Occidente.

“No sólo los países occidentales toman medidas inamistosas contra nuestro país en la dimensión económica me refiero a las sanciones ilegales que todo el mundo conoce muy bien, sino que también los altos cargos de los principales países de la OTAN se permiten hacer declaraciones agresivas con respecto a nuestro país”, dijo en la televisión estatal.

Putin se refirió previamente a su arsenal nuclear en un discurso en el que anunció el inicio de la invasión el jueves, diciendo que la respuesta de Rusia a cualquier país que se interpusiera en su camino sería inmediata y acarrearía “consecuencias que nunca han encontrado en su historia”.

En una conferencia de prensa en Bruselas, Borrell dijo que Rusia había amenazado claramente con un ataque nuclear a los países que apoyen a Ucrania tras la invasión. “Nos tememos que Rusia no va a parar en Ucrania”, dijo.

La embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield, declaró ante el Consejo de Seguridad de la ONU: “Esta es otra escalada innecesaria que nos amenaza a todos. Instamos a Rusia a rebajar el tono de esta peligrosa retórica sobre las armas nucleares”.

Un funcionario de defensa estadounidense dijo que Washington estaba tratando de evaluar lo que significaba el anuncio de Putin, pero que aumentaba el peligro de cualquier error de cálculo.

En las sanciones económicas más fuertes hasta ahora, Estados Unidos y Europa dijeron el sábado que excluirán a los grandes bancos rusos del principal sistema mundial de pagos, SWIFT, y anunciaron otras medidas para limitar el uso por parte de Moscú de un fondo de guerra de 630.000 millones de dólares.

El presidente de Suiza dijo que espera que su gobierno siga a la UE el lunes sancionando a Rusia y congelando sus activos.

En Nueva York, el Consejo de Seguridad de la ONU convocó a una inusual reunión de emergencia de la Asamblea General para el lunes, es decir, de los 193 Estados miembros de Naciones Unidas.

En todo el mundo se han organizado protestas contra la invasión, incluso en Rusia, que ha tomado medidas drásticas. Casi 6.000 personas han sido detenidas en las protestas contra la guerra desde el jueves, según el monitor de protestas OVD-Info.

Decenas de miles de personas se manifestaron en toda Europa en señal de protesta, entre ellas más de 100.000 en Berlín.

BATALLAPOR JÁRKOV

Una agencia de noticias estatal ucraniana dijo que las tropas rusas habían volado una tubería de gas natural en Járkov, la segunda ciudad más grande de Ucrania, enviando una nube ardiente al cielo nocturno.

Poco después, blindados rusos entraron en Járkov, en el noroeste de Ucrania, y testigos informaron de disparos y explosiones. Pero las autoridades de la ciudad dijeron que el ataque había sido repelido.

Reuters no pudo corroborar la información.

Las fuerzas ucranianas también parecían contener el avance de las tropas rusas sobre Kiev, pero las fuerzas armadas ucranianas describieron el domingo como “un momento difícil” para los militares, diciendo que las tropas rusas “siguen bombardeando en casi todas las direcciones”.

Imágenes de satélite publicadas por la empresa privada Maxar Technologies, tomadas el domingo, mostraban una caravana de fuerzas terrestres rusas de 5 kilómetros de largo, incluyendo tanques, que se dirigían hacia Kiev a unos 64 kilómetros de distancia. Reuters no pudo verificar de forma independiente las imágenes.

“Hemos resistido y estamos repeliendo con éxito los ataques del enemigo. La lucha continúa”, dijo Zelenskiy en el último de varios mensajes de video desde las calles de Kiev.

Se ha negado a abandonar la ciudad y ha estado dirigiendo a combatientes y civiles, muchos de los cuales han buscado refugio en estaciones de tren subterráneas.

Una agencia de ayuda de la ONU dijo que más de 368.000 refugiados habían cruzado a países vecinos, obstruyendo las vías férreas, las carreteras y las fronteras.

Al menos 352 civiles, entre ellos 14 niños, han muerto y 1.684 personas han resultado heridas, según el Ministerio de Salud ucraniano.

Una agencia de Naciones Unidas informó de la muerte de 64 civiles y un asesor presidencial ucraniano dijo que habían muerto 4.500 soldados rusos. Reuters no pudo verificar las cifras.

“El Ejército ruso no amenaza a los civiles en Ucrania. No está bombardeando infraestructuras civiles”, dijo el embajador ruso Vassily Nebenzia ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

Moscú reconoció que hubo soldados rusos muertos y heridos, pero dijo que sus pérdidas fueron muy inferiores a las sufridas por Ucrania, informó la agencia de noticias Interfax. Dijo que los ataques rusos habían afectado a 1.067 emplazamientos militares ucranianos. Moscú no ha hecho públicas las cifras de víctimas.

Ucrania, una nación democrática de 44 millones de habitantes, se independizó de Moscú en 1991 tras la caída de la Unión Soviética y ha presionado para unirse a la alianza militar occidental OTAN y a la UE, objetivos a los que Rusia se opone con vehemencia.

Alemania, que está enviando armas antitanque, misiles tierra-aire y municiones a Ucrania, dijo el domingo que aumentaría el gasto en defensa a más del 2% de su producción económica en respuesta al ataque, poniendo fin a su tradición posterior a la Segunda Guerra Mundial.

“No puede haber otra respuesta a la agresión de Putin”, dijo el canciller Olaf Scholz a los legisladores.