This content is not available in your region

Reino Unido debe tener argumentos sólidos para sancionar a los oligarcas rusos: gobierno

Access to the comments Comentarios
Por Reuters

Por Michael Holden y William James

LONDRES, 3 mar – Reino Unido debe tener un caso legal sólido antes de sancionar a individuos, dijo un portavoz del gobierno el jueves, después de que el diario The Times informó que no actuará contra Roman Abramovich y otros oligarcas rusos durante semanas o meses, si es que lo hace.

Cada vez más legisladores británicos han pedido que Abramovich sea sancionado tras la invasión rusa de Ucrania. El primer ministro Boris Johnson dijo el miércoles que no podía comentar sobre casos individuales cuando se le preguntó por qué el multimillonario no había sido objeto de sanciones.

Citando una fuente gubernamental no identificada, el Times informó el jueves de que el Gobierno no había podido demostrar hasta ahora motivos razonables para sancionar a los empresarios rusos.

Preguntado por la información, el portavoz de Johnson dijo que el Gobierno debe asegurarse de que tiene motivos legales sólidos antes de actuar contra individuos, pero aseguró que Reino Unido no está siendo frenado.

“Hemos ido más lejos y más rápido de lo que nunca antes habíamos ido”, dijo el portavoz a los periodistas. “Por supuesto (…) mantenemos bajo constante revisión si podemos o no hacer más para permitirnos ir aún más rápido”.

Hasta ahora, Londres ha impuesto sanciones a 12 personas por la invasión, pero los críticos en el Parlamento dicen que el gobierno no ha ido lo suficientemente lejos o lo suficientemente rápido contra los vinculados al presidente ruso Vladimir Putin. Reino Unido ha sancionado a menos personas que la Unión Europea hasta el momento.

The Times afirmó que el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Agencia Nacional contra el Crimen no pudieron demostrar que haya “motivos razonables” para designar a los oligarcas más prominentes con vínculos con Reino Unido para que sean sancionados, porque han tenido dificultades para vincular sus finanzas con el régimen de Putin.

Abramovich, uno de los empresarios más poderosos, que ganó fabulosas fortunas tras la desintegración de la Unión Soviética en 1991, aceptó una petición ucraniana para ayudar a negociar el fin de la invasión rusa, dijo su portavoz esta semana. No obstante, declinó hacer comentarios inmediatos sobre la noticia de The Times.