This content is not available in your region

Fuerzas rusas toman la central nuclear de Zaporiyia tras la extinción del incendio

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
IAEA says 'essential' parts of Ukraine nuclear plant not affected
IAEA says 'essential' parts of Ukraine nuclear plant not affected   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

LVIV, UCRANIA, 4 mar -Las fuerzas rusas tomaron la mayor central nuclear de Europa después de que un edificio del complejo ardiera durante los intensos combates con los defensores ucranianos, según informaron el viernes las autoridades ucranianas.

El temor a una posible catástrofe nuclear en la planta de Zaporiyia había sembrado la alarma en todo el mundo, antes de que las autoridades dijeran que el incendio, en un edificio identificado como centro de formación, había sido extinguido.

La secretaria de Energía de Estados Unidos, Jennifer Granholm, dijo que no había indicios de niveles elevados de radiación en la planta de Zaporiyia, que proporciona más de una quinta parte de la electricidad total generada en Ucrania.

La autoridad regional ucraniana confirmó en un post de Facebook que las fuerzas rusas habían capturado la planta y dijo que el personal estaba supervisando el estado de las unidades de energía para asegurarse de que podían operar con seguridad.

Anteriormente, un vídeo de la central verificado por Reuters mostraba bombardeos y humo cerca de un edificio de cinco plantas en el recinto de la central.

Las imágenes, grabadas por la noche, mostraban un edificio en llamas y una andanada de proyectiles, antes de que una gran bola candente iluminara el cielo, explotara junto a un aparcamiento y lanzara humo por todo el recinto. Las autoridades locales ucranianas indicaron posteriormente que fuerzas militares rusas han tomado el control de la central.

“Europeos, por favor, despierten. Díganle a sus políticos que las tropas rusas están disparando a una central nuclear en Ucrania”, dijo el líder ucraniano Volodimir Zelenski en un discurso por vídeo.

Zelenski dijo que los tanques rusos habían disparado contra las plantas del reactor nuclear, aunque no se citaron pruebas de que hubieran sido alcanzadas.

El alcalde de la cercana ciudad de Energodar, a unos 550 kilómetros al sureste de Kiev, dijo que los intensos combates y los “continuos bombardeos enemigos” habían causado víctimas en la zona, sin dar detalles.

Se cree que miles de personas han muerto o resultado heridas y más de un millón de refugiados han huido de Ucrania desde que el presidente ruso Vladimir Putin lanzara el jueves pasado el mayor ataque contra un Estado europeo desde la Segunda Guerra Mundial.

Los primeros informes sobre el incidente en la central eléctrica hicieron que los mercados financieros de Asia se desplomaran, con las acciones cayendo y los precios del petróleo subiendo aún más [MKTS/GLOB].

“Los mercados están preocupados por las consecuencias nucleares. El riesgo es que se produzca un error de cálculo o una reacción exagerada y la guerra se prolongue”, dijo Vasu Menon, director ejecutivo de estrategia de inversión del OCBC Bank.

Rusia ya se ha hecho con la desaparecida central de Chernóbil, a unos 100 km al norte de Kiev, que arrojó residuos radiactivos sobre gran parte de Europa en 1986. La planta de Zaporiyia es un tipo diferente y más seguro, según algunos analistas.

Anteriormente el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, hablaron con Zelenski para informarse sobre la situación de la central.

“El presidente Biden se unió al presidente Zelenski para instar a Rusia a que cese sus actividades militares en la zona y permita a los bomberos y al personal de emergencias acceder al lugar”, dijo la Casa Blanca.

Johnson dijo que las fuerzas rusas deben abandonar inmediatamente su ataque y coincidió con Zelenski en que un alto el fuego era crucial.

“El primer ministro dijo que las acciones imprudentes del presidente Putin podrían ahora amenazar directamente la seguridad de toda Europa”, dijo Downing Street.

El director del Organismo Internacional de la Energía Atómica dijo que estaba “profundamente preocupado” por la situación en la central y que estaba en contacto con las autoridades ucranianas.

LOSCOMBATES SE RECRUDECEN, LASSANCIONESAUMENTAN

El jueves, los negociadores de Rusia y Ucrania coincidieron en la necesidad de crear corredores humanitarios para ayudar a los civiles a escapar y llevar medicamentos y alimentos a las zonas donde los combates son más intensos.

El asesor presidencial ucraniano, Mykhailo Podolyak, dijo que también era posible un cese temporal de los combates en determinados lugares.

Los negociadores volverán a reunirse la semana que viene, según la agencia de noticias estatal bielorrusa Belta, que citó a Podolyak.

Sólo una ciudad ucraniana, el puerto meridional de Jersón, ha caído en manos de las fuerzas rusas desde que se lanzó la invasión el 24 de febrero, pero las fuerzas rusas siguen rodeando y atacando otras ciudades.

Mariúpol, el principal puerto del mar de Azov, fue rodeado y sometido a un intenso bombardeo. El agua y la electricidad están cortadas, y las autoridades dicen que no pueden evacuar a los heridos.

Un vídeo publicado en Twitter desde Mariúpol, y verificado por Reuters, mostraba vehículos aparcados ardiendo mientras los disparos ininterrumpidos resonaban en los bloques de apartamentos circundantes.

La ciudad nororiental de Járkov ha sido atacada desde el comienzo de la invasión, pero los defensores están resistiendo en la ciudad fuertemente bombardeada.

Aunque no se ha lanzado ningún asalto importante contra Kiev, la capital ha sido bombardeada y las fuerzas rusas han desplegado una potencia de fuego devastadora para romper la resistencia en la ciudad periférica de Borodyanka.

En Washington, un alto cargo de defensa estadounidense dijo que las tropas rusas seguían a 25 kilómetros del centro de Kiev.

Estados Unidos y Reino Unido anunciaron el jueves sanciones contra más oligarcas rusos, siguiendo las medidas de la UE, al tiempo que aumentaban la presión sobre el Kremlin.

Otras empresas, como Google, de Alphabet Inc., el gigante del calzado Nike y la empresa sueca de muebles para el hogar IKEA, cerraron o redujeron sus operaciones en Rusia, ya que las restricciones comerciales y las limitaciones de suministro se sumaron a la presión política.

Rusia califica sus acciones en Ucrania de “operación especial” que no está diseñada para ocupar territorio, sino para derrocar al Gobierno democráticamente elegido, destruir las capacidades militares de su vecino y capturar a los que considera peligrosos nacionalistas. Niega haber atacado a civiles.

Moscú reforzó aún más el flujo de información, restringiendo el acceso al servicio ruso de la BBC y a Radio Liberty.

El activista ruso de derechos humanos y excampeón mundial de ajedrez Garry Kasparov pidió a los países occidentales que expulsaran a Rusia de la agencia policial mundial Interpol e impusieran una zona de exclusión aérea sobre Ucrania.

“Hay que devolver a Rusia a la Edad de Piedra para asegurarse de que la industria del petróleo y el gas y cualquier otra industria sensible que sea vital para la supervivencia del régimen no pueda funcionar sin el apoyo tecnológico de Occidente”, dijo Kasparov.