This content is not available in your region

El húngaro Viktor Orbán califica las sanciones contra Rusia de "arma de doble filo"

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
With war over the border, young Hungarians scorn Orban's Russian ties
With war over the border, young Hungarians scorn Orban's Russian ties   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

BUDAPEST, 4 mar – Hungría ha apoyado las sanciones de la Unión Europea contra Rusia, pero su propia economía también se verá inevitablemente afectada por ellas, declaró el viernes el primer ministro húngaro Viktor Orbán a la radio estatal del país.

Orbán dijo que el primer golpe a la economía húngara fue el cierre de las operaciones europeas del banco Sberbank a principios de esta semana, con el que muchos clientes, incluidas empresas, perdieron su dinero.

“Las sanciones tienen un precio, ya que es un arma de doble filo, y pagaremos este precio a corto plazo”, dijo Orbán en una entrevista, añadiendo que el Gobierno húngaro tiene que trabajar para mitigar el daño directo de las medidas contra Rusia.

“Esto es sólo el principio de esta crisis”, añadió. Orbán se enfrenta a unas elecciones parlamentarias el próximo 3 de abril, en las que buscará alcanzar su cuarto mandato consecutivo.

El Banco Nacional de Hungría retiró la licencia de la división húngara de Sberbank después de que el Banco Central Europeo ordenara el cierre de su matriz europea. Los depósitos de los clientes por valor de hasta 100.000 euros serán reembolsados por el Fondo Nacional de Seguro de Depósitos húngaro.

Orbán también dijo que el aumento de los precios de la energía en toda Europa alimentará presiones inflacionistas adicionales, que el banco central y el Gobierno húngaros tendrán que gestionar.

El mandatario dijo que entre el 70% y el 80% de las 140.000 personas que huyeron de Ucrania y llegaron a Hungría se han ido a otros países, pero que hay muchos que se han quedado, a los que Hungría querría ofrecer puestos de trabajo.

“Hemos iniciado conversaciones con los empresarios (…) para que los que se queden consigan trabajo”, dijo Orbán.

El primer ministro dijo que Hungría podría ofrecer alojamiento y pagar los gastos de los refugiados durante tres meses un beneficio que obtienen los solicitantes de empleo en Hungría, pero que luego tendrán que aceptar un trabajo e integrarse de alguna manera en la vida de los húngaros.

La economía húngara, al igual que la de sus pares en Europa Central, ha estado luchando con una escasez de mano de obra y decenas de miles de ucranianos ya trabajaban en Hungría antes de la invasión rusa.