This content is not available in your region

Rusia desafía a la OTAN acercando los ataques a su frontera y Kiev se prepara para el asedio

Access to the comments Comentarios
Por Lucia Riera Bosqued  con AP
euronews_icons_loading
Un tanque destruido en una calle tras los combates entre las fuerzas ucranianas y rusas en una carretera principal cerca de Brovary, al norte de Kyiv
Un tanque destruido en una calle tras los combates entre las fuerzas ucranianas y rusas en una carretera principal cerca de Brovary, al norte de Kyiv   -   Derechos de autor  Felipe Dana/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.

El sonido de las sirenas antiaéreas ha roto el silencio de la noche en buena parte de Ucrania. Rusia ha recrudecido su ofensiva tras 17 días de guerra atacando el oeste del país, a pocos kilómetros del territorio de la OTAN.

Este sábado está previsto que se abran seis nuevos corredores humanitarios en la región nororiental de Sumy hacia la ciudad de Poltava.

Las evacuaciones de civiles continúan entre denuncias de que Rusia no respeta el alto el fuego mientras Kiev, la capital, se prepara para el asedio.

"Estamos luchando juntos. Tenemos la fuerza. Recordad que juntos somos 90 millones de personas. Juntos podemos hacer cualquier cosa, y es una misión histórica para Polonia, y una misión histórica para Ucrania ser los líderes que juntos sacarán a Europa de este abismo", dijo Volodímir Zelensky Zelensky ante el parlamento polaco.

El presidente de Ucrania ha denunciado que no se respetan los corredores humanitarios y teme que Bielorrusia sea arrastrada a la guerra después de que Rusia disparara contra un asentamiento bielorruso cerca de la frontera desde el espacio aéreo ucraniano.

Moscú, por su parte, acusa a Kiev de boicotear la evacuación de civiles y de desarrollar armas biológicas. Estados Unidos sospecha que Rusia podría estar lanzando falsos pretextos porque planea usar este tipo de armas.

Y, en paralelo, avanza la guerra económica con los gobiernos occidentales anunciando nuevos aranceles al comercio ruso para aislar aún más a Moscú de la economía mundial.